Extra

Edición Impresa

Abuela se quedó sin su sueldo por un "error"

Una docente jubilada dejó de percibir su salario hace tres meses porque en Hacienda la confundieron con su hija, que tiene su mismo nombre y que había fallecido en noviembre pasado. Sin verificar, la dieron por muerta y argumentaron que fue porque cuando llamaron a un número no contestaba.

El 27 de noviembre del año pasado a Doña Elida Dinatale vda. de González se le murió su hija “pahague” (la última).

Era la mimada de la casa, por lo que al nacer habían decidido que se llamaría igual que su mamá: Elida Fabiola.

Cuatro décadas después esta homonimia terminó por crearle un verdadero problema a la familia.

Tirza González, otra de las hijas de Doña Elida, denunció que a su mamá la sacaron de la lista de jubilados y que desde hace un par de meses dejó de cobrar su salario.

“Mi mamá es jubilada docente y, cuando murió mi hermana, que también era maestra, la gente de Hacienda se confundió creyendo que fue mi mamá la que falleció”, explicó Tirza. Dijo que la última vez que le depositaron su salario fue a finales del mismo mes de la muerte de la hermana.

“Nos explicaron que el nombre, que era parecido al de mamá, salió en exequias y que llamaron por teléfono a un número que tenían registrado y, como nadie contestó, automáticamente le sacaron del sistema”, contó.

Tirza, quien es abogada, comenzó un largo proceso para que nuevamente Doña Elida pudiera cobrar.

Error

Desde el Ministerio de Hacienda exigieron que volviera a hacer cientos de papeleos, que Tirza se encargó de conseguir.

“Tuvimos que empezar el vía crucis para volver a incluirle, presentamos las documentaciones de vida y residencia, tuvimos que pagar a la censista para que corrobore que ella estaba viva”, agregó.

Finalmente y luego de varias idas y venidas, consiguieron que vuelva a la lista de jubilados, pero solo cobró el salario de febrero.

“Me pidieron que haga otro reclamo para que le paguen el salario de diciembre y su aguinaldo, ya que corresponde al presupuesto anterior”, comentó.

Cuestionó la forma irresponsable en que trabajan en el ente y exigió celeridad ya que le dijeron que el problema recién se resolvería en abril próximo.

También la sacaron de la lista de IPS

Y, como si todo esto fuera poco, Doña Elida tampoco cuenta con su seguro de IPS.

“Ella sufrió cuatro derrames y quedó en silla de ruedas y justo estaba siguiendo su fisioterapia ahí cuando le cortaron todo”, relató Tirza.

Sostuvo que para volver a incluirla como beneficiaria del seguro deberá hacer otro largo trámite.

“Nosotros podemos andar por mamá, ella tiene quien luche por sus derechos, pero ¿y la gente humilde que apenas puede sobrevivir?”, se preguntó.

Dejá tu comentario