Extra

Echado de Paraguay, capo del PCC crea tumulto en la cárcel y anuncian baño de sangre

"Piska", considerado tercero en el mando del grupo criminal, vivía en Asunción protegido por un comisario. Se le sindica como el ideólogo del asalto más grande ocurrido en nuestro país.

Una serie de tumultos ya se generó en torno a Eduardo Aparecido de Almeida (“Piska”) ni bien llegó a la cárcel de Catanduvas (Paraná), luego de haber sido expulsado de nuestro país, donde vivía protegido por un comisario. El grupo criminal PCC lanzó un “salve” (mensaje) que puso en alerta máxima a la mencionada cárcel.

Sindicado como uno de los ideólogos del multimillonario golpe a Prosegur de Ciudad del Este, “Piska” fue detenido el 18 de julio último en una lujosa casa del barrio Ykua Satí de Asunción. Dos días después fue entregado a la Policía Federal en Foz de Yguazú, desde donde fue trasladado en helicóptero hasta Catanduvas, una de las cuatro prisiones de alta seguridad que tiene el vecino país, donde rige estrictas normas, incluyendo la prohibición de visitas íntimas para los capos de grupos criminales.

Embed

La semana pasada hubo dos momentos de máxima tensión en torno al recién llegado, considerado el tercero en la línea de mando del PCC, responsable de los negocios del grupo en Paraguay. Los reclusos se pusieron a gritar y se negaron a salir al habitual baño de sol. Otros se tiraron al piso y pidieron se llevados a aislamiento, lo que llamó la atención de los guardias.

Los encargados de la prisión tuvieron que accionar dos veces el sistema de sirenas, tanto para alertar sobre los tumultos como también para evitar la comunicación verbal entre los presos. Además, varios reclusos fueron trasladados a áreas alejadas de donde estaba “Piska” y otros, al aislamiento, informó el diario O Paraná, del vecino país.

Embed

Los incidentes en la prisión coinciden con otras señales de alerta lanzadas por informes de inteligencia respecto a planes de violencia extrema que tendría el PCC para los próximos días, previo a su aniversario número 25, que será el 31 de este mes.

Protección policial

La advertencia incluye posibles atentados simultáneos en varios Estados del Brasil, así como “ajustes” de cuenta en la frontera con nuestro país, donde mantienen un enfrentamiento con la facción rival del Comando Vermelho, que ha recrudecido desde el asesinato de Jorge Rafaat, acribillado en Pedro Juan Caballero. También temen asesinatos de policías y funcionarios penitenciarios.

Considerado uno de los delincuentes más sanguinarios, Aparecido de Almeida vivía tranquilamente en Asunción, bien resguardado por miembros de la policía. Fue detenido el comisario Hugo Ayala, de la Comisaría Cuarta, quien se encargaba de la proteger a “Piska”, a quien le había asignado incluso un policía, el oficial Carlos Mendoza, como custodio personal. Este último también tiene prisión preventiva.

Del shopping al yate

“Piska”, quien también se encargaba de coordinar las actividades del PCC en Bolivia, llevaba una vida aparentemente normal en Asunción, era habitué de los shoppings con su familia y acostumbraba a realizar paseos en yate.

Su detención se realizó en un operativo comando de la Senad, sin la participación de la Policía Nacional. La investigación de los agentes especiales pudo llegar al brasileño “gracias a las acciones y fotos de la familia en redes sociales”, según había dicho el entonces titular de la Senad, Hugo Vera.

La casa donde vivía el delincuente pertenece al exfutbolista de Cerro Porteño Roberto Nanni, pero el mismo se apresuró en aclarar a Infobae que el alquiler de la propiedad es administrado por una inmobiliaria, dejando en claro que nada tenía que ver con el detenido.

Dejá tu comentario