Extra

Deportes

ZAPAG TRATÓ DE BURRITOS A LOS MALPENSADOS

Aseguró que no existe finalísima arreglada.

https://twitter.com/mingo1003/status/939275886620225536

No poder conciliar el sueño, comerse las uñas y varios otros síntomas de ansiedad son muy comunes en “La Mitad Más Uno” a medida que pasan las horas y se acerca el día del juego ante Sol de América. El Ciclón intentará aprovechar el empuje de su pueblo y la magia de la Nueva Olla, donde no conoce de derrotas en partidos oficiales, para conquistar su estrella N° 32 en el fútbol paraguayo.

Mientras tanto, el acérrimo rival espera el milagrito y poder estirar la definición a una finalísima, duelo que se daría solo con la siguiente combinación: derrota azulgrana y victoria franjeada.

Algunos mal pensados incluso ya vaticinaron que sí se va a dar el superclásico como regalo de fin de año, pero con la finalidad de recaudar más. No obstante, para el presidente cerrista, Juan José Zapag, no es más que un cuento chino, sin sentido.

El título y nada más. El presidente cerrista no admite la chance de arreglar llegar a una finalísima ante el tradicional rival. Zapag alertó que priorizan el logro deportivo.

“Es absolutamente ridículo pensar en una finalísima, tenés que ser medio burrito para pensar así. ¿Recaudación? Nosotros no vivimos de la recaudación”, aseguró tajante el mandamás azulgrana en contacto con la 650 AM, ayer mientras se preparaba para ir junto a la Vírgen de Caacupé. “A la vuelta vamos a pensar en el partido”, acotó.

El presi solo piensa en dar la vuelta mañana. “Queremos coronar de la mejor manera esto. En nuestro estadio estamos rompiendo récords. Esperamos retribuir a la Mitad Más Uno todo lo que hicieron por nosotros, con un título”, expresó en la 970 AM.

Desde la directiva avisaron a los hinchas a no comprar entradas de los revendedores, porque no podrán ingresar.

https://twitter.com/paraguaio3/status/939271281433866242

PIENSA EN LAS FAMILIAS. Desde Cerro contaron la nueva noticia para las personas que acuden con bebés a los partidos. En los baños de la Nueva Olla se pusieron cambiadores de pañales, gracias a un acuerdo con una conocida marca.