Deportes

Toti Acosta: "Hubo amenaza de muerte"

El presi de Guaraní apuntó a un "grupo pagado". Hendy la sitú en la Toldería.

Preocupados por el manejo del club, aficionados aurinegros se hicieron sentir con pasacalles en las cercanías del estadio Rogelio Livieres, pidiendo incluso la renuncia de la directiva. Es que Guaraní arrancó su pretemporada con más bajas que altas en el plantel que por ahora es de 21 jugadores nada más.

El plagueo del hincha, por lo que se puede ver en los escritos (ver fotos) es porque no se ven los refuerzos ni mejoras, pese al ingreso en dólares que recibió Guaraní en la Libertadores, además de las trasferencias de sus jugadores (Rodney Redes y Johan Romaña).

Pero los reclamos no solo fueron con pancartas, sino también de forma más drástica, según el pope aurinegro Juan Alberto Acosta.

“Hubo amenaza de muerte por parte de un grupito que es pagado por alguien, eso es grave, y vamos a ir hasta la Fiscalía para que se encargue”, reveló a la 1000 AM.

Comentó que no las recibió solo él, sino que también fueron blanco otros directivos. “Es preocupante, es lamentable y más por los compañeros que están tratando de realizar su trabajo. Es un grupo reducido, yo los conozco. En tantos años gasté mucho por mi vehículo y el de mis hijos en reparar y cambiar las llantas”, agregó a la 780 AM, refiriéndose a que no tocaría la plata del club.

El directivo del Cacique reiteró que tomaron cartas en el asunto. “Debemos proteger a los compañeros y la familia”, subrayó.

Refuerzos

Respondió también sobre los refuerzos que tanto se le cuestiona. “Estamos trabajando en los 5 jugadores y presentarlos ya el viernes, entre ellos, hay paraguayos y extranjeros. Hubo indecisiones y otros motivos en las negociaciones que entorpecieron la labor del Departamento de Fútbol. Pero hoy está casi cerrado”, dijo a radio 1000 AM para tranquilidad de la hinchada aborigen.

Cañeado

Por otra parte, habló el hermano del presi y exdirectivo, Carlos Acosta, y no le tiró precisamente flores. “Nosotros, la familia en general, nos retiramos del club cuando él (Juan Acosta) decidió sacarme. Es difícil que pueda haber oposición en Guaraní ya que no se permite captar socios. Siempre le dije a mi hermano que abra el club”, tiró.

Por último disparó con todo: “Yo no volvería al club como dirigente, nuestro apellido ya está muy gastado”, remató a la 650.

Dejá tu comentario