Deportes

"Te tengo como mi hijo", dijo a Churín

"La caída de los grandes, es la felicidad de los mediocres", le bajó el arquero.

Alfredo Aguilar estuvo en el ojo de la tormenta por la forma en cómo le creó guerra de nervios a Churín, antes y después de fallar el penal. Le trozaron todito mal y lo trataron de sobrador, ere eréa.

“Yo no soy de mirar publicaciones porque la gente no sabe, no entiende lo que pasa dentro de la cancha. Me dicen que soy soberbio y yo nada más le dije a Churín ‘estoy 2-0 arriba’”, declaró. Luego contó que tras el tiro se acercó y le dijo “te tengo como mi hijo”, explicó el portero de Olimpia.

Reconoció que quizá su actuación no fue acertada. “Capaz me equivoqué, hay que aceptar. Estoy para mejorar en ese sentido. No lo dije por mal tipo, ni mala gente. Son cosas que salen”, mencionó, indicando que forma parte del folclore del fútbol.

En otro momento lanzó un mensaje al argentino. “Si le hice sentir mal a Diego, le pido disculpas. Es algo momentáneo”, expresó a la 730.

Gente mala

En entrevista con otro medio radial, Aguilar tiroteó contra sus detractores. “La gente tiene la libertad de opinar lo que quiera, para estar en el arco hay que tener huevos y la cabeza tranquila, a veces hay que ser inteligente para salir”, lanzó.

Justificó lo que le hizo al delantero de Cerro y minimizó la burla. “Solo fui a trabajarle psicológicamente a Churín para que falle el penal, ¿Qué pasa si ganábamos el partido? Lo que pasa es que la gente es mala y termina diciendo que uno es mala leche o creído”, dijo en la 970. Sobre la derrota también lanzó una frase picante.

“La caída de los grandes, es la felicidad de los mediocres”, he’i voi. Finalmente lamentó no haber ganado el duelo trascendental. “Le fallamos a nuestra gente y a nosotros mismos”, señaló.

Dejá tu comentario