Deportes

"Se habló mucho de mí"

Confesó que aprovechó hasta el desayuno que servían en la Albiróga.

Máva pico oimo’áta! Después de estar inactivo prácticamente 8 meses entró a defender los tres palos de la Albirró, derrumbando el mito de la falta de ritmo.

Antony Silva, principal, responsable de la victoria de Paraguay ante Venezuela, no solo tapó el penal sino también la boca de muchos quienes le bajaron la caña cuando supieron que sería el sucesor de Junior Fernández.

“Hoy el fútbol es algo lógico, se habló mucho de mí y de Ángel Romero por el tiempo que estuvimos parados, pero uno se prepara para estos juegos y se rindió a lo que se requería”, señaló el ex Huracán en contacto con Fútbol a lo Grande.

La ausencia del Gatito por lesión hizo que Silva cargara al hombro la enorme responsabilidad de mantener la ventaja sobre el rival en un partido no apto para cardíacos. “Es muy lindo volver así, hay que aprovechar las oportunidades cuando te toca y cuando no, hay que seguir trabajando”, expresó.

Vivir el momento

Y vaya que lo aprovechó había sido. “En estos 18 días en la selección, desde el desayuno hasta los entrenamientos aproveché el momento”, comentó en medio de risas.

Para Antony esa teoría de que si no chutás en algún equipo no te merecés la convocatoria no tiene argumento. “Hoy día no es solamente que tenés que estar participando en tu club y ya está, la selección es aparte, entonces ¿cómo Ángel (Romero) hizo dos goles sin tener partidos previos?”, se preguntó.

La técnica

Fue imposible no recordar el momento en el que el árbitro cobra la falta en el área y Yangel Herrera agarra la pelota para encargarse de la pena máxima. Silva contó que decidió ahí nomás tirarse a su izquierda.

“Apelé a la posición del penalero y a la postura que tenía antes de patear, no tenía mucha posibilidad de cruzar por la postura”, explicó a la 970.

Por su espectacular actuación, Silva fue elegido por el sitio 365 Scores App como el portero del equipo ideal de la segunda fecha de las Eliminatorias junto al brasileño Neymar.

Dejá tu comentario