Extra

Deportes

Rey de la cachaca: Olimpia puso la música e hizo bailar a "Co-Co-¡Colegiales!"

El Decano se metió a octavos de final de la Copa Paraguay.

El Rey de Copas apareció en la ciudad de Villarrica y pintó de color esperanza el marco del Parques del Guairá, y no solo por el tanto del juvenil Diego Torres, sino por su gran triunfo ante Colegiales para así avanzar a los octavos de final de la Copa Paraguay.

Como si estuviera sonando alguna cachaca piru, los muchachos del Diablo Rojo movieron el esqueleto como si estuvieran en el Infierno de 4 Mojones. Pese a ser de dos categorías menores, El Librero fue un digno rival para el tricampeón paraguayo.

Colegiales incomodó bastante a la O, especialmente en el trato de la pelota. Una presión alta hizo que el Expreso Decano se sienta como en medio de un caótico tráfico.

Sin embargo, la discusión se inclinó hacia Olimpia a los 25 minutos, cuando Roberto Ovelar rompió el cero. El Búfalo, en una fina posición prohibida, recibió el balón, corrió hacia la portería rival y la definió entre las piernas del golero Ojeda.

Como si se haya tratado de un guyryry armado por un borracho, el Diablo Rojo hizo caso omiso y siguió bailando como si estuviese en La Catedral de la Cachaca.

Las cosas cambiaron más en el segundo tiempo. Por la necesidad de llegar a la paridad, Colegiales tuvo que adelantar líneas y dejó espacios atrás, situación aprovechada por el Rey para buscar conquistar nuevos territorios.

El oportunista

El pleito comenzó a definirse a los 60 minutos. Jorge Ortega, como si fuera el hermano mayor, levantó la cabeza y le puso un pase tomá-meté a la joyita franjeada Diego Torres, quien a sus 16 añitos marcó su primer gol en la máxima categoría.

Como si ya estuviera amaneciendo, los cachaqueros intentaron empujar hasta su sombra en los minutos finales pero ni siquiera pudieron marcar el tanto del honor. A los 91 minutos apareció el Sicario, quien al más puro estilo James Bond bajó la persiana de un disparo preciso. En la siguiente fase, Olimpia medirá a San Lorenzo o a Colón de Ñemby.

Dejá tu comentario