Deportes

Quince meses de cárcel por penal mal cobrado

El árbitro Srdjan Obradovic no podrá además pitar por 10 años.

Que los árbitros a menudo cometen errores no es novedad.

Muchos hasta con el VAR la siguen pifiando.

Pero fíjense lo que pasó en la liga de Serbia, donde a un soplapitos lo mandaron tras las rejas debido a una equivocación.

Es el caso de Srdjan Obradovic, quien fue condenado a 15 meses de cárcel por cobrar un penal que jamás existió.

Ocurrió en el 2018 durante el partido entre Spartak Subotica y el Radnicki Nis.

El primero ganó 2-0 el duelo, los goles llegaron a través de la pena máxima, el último, Obradovic marcó mano en el área, cuando la pelota ni se acercó al jugador.

Era ya luego demasiado alevoso, además minutos antes expulsó a un jugador del Radnicki.

La sala de lucha contra la corrupción del Alto Tribunal de Novi Sad abrió una investigación, primero por amaño y aunque el soplapitos fue interrogado, no se logró demostrar que haya recibido plata.

Aún así decidieron castigarlo por haber pitado mal aquel penal que además terminó colocando a Spartak al tercer puesto de la liga nacional y con ello la posibilidad de clasificar para la Europa League. Pero eso no es todo, a parte de que verá fútbol desde una celda, el también expelotero no podrá desempeñar cargo alguno en la Federación del Fútbol nacional durante 10 años.

La sentencia todavía puede ser apelada, aunque todo apunta a que Obradovic no tendrá de otra que asumir las consecuencias.

Dejá tu comentario