Deportes

"Primera vez en mi vida que vi una intubación"

Juan Delosantos trabaja como camillero en sanatorio.

La pandemia lo obligó a abandonar los sueños que tenía de seguir jugando al fútbol y de demostrar su capacidad bajo los tres palos. La necesidad lo empujó a hacer changas para poder ayudar en la casa, pero acostumbrado a los desafíos, Juan Delosantos dejó de lado los guantes de cuero y los cambió por unos de látex.

El juvenil arquero de Trinidense se sumó hace un tiempo a la lista de héroes anónimos que se encuentra en la primera línea de batalla en la lucha contra el COVID-19. “Soy camillero en un sanatorio y me encargo de trasladar a los pacientes con coronavirus desde sus salas hasta los lugares donde se hacen rayos X, tomografía y otros”, comenzó explicando a EXTRA. Nunca le gustó depender de nadie por eso contó que trabaja desde los 16 años y que ya estuvo en la albañilería, en venta de empanadas y otros oficios. Siempre dividiendo su tiempo con las prácticas.

Cruda realidad

Desde el parate del fútbol Juan se dedicó de lleno a conseguir dinero y así ayudar a su mamá. “Repartí mi currículum y conseguí entrar en el sanatorio hace 6 meses”, recordó. Hace dos semanas Juan viene siendo testigo de la difícil situación que atraviesa el país. “El sanatorio está colapsado así como muchos otros”, indicó el arquero. Entre las miles de anécdotas hay uno que se quedó grabado en la retina del joven.

“Justamente el domingo fui testigo de algo que me marcó. Una señora que vino de un hogar de ancianos estaba en la parte de urgencias y por primera vez en mi vida vi cómo intubaban a un paciente”, relató.

MASTER 20 A1,ph02_11939~150830_25885484.jpg

El trabajo es arduo y continuo pero Juan hace de todo para apoyar a sus compañeros. Estar allí incluso le ha hecho decidir qué carrera seguir. “Voy a estudiar enfermería, para seguir ayudando a los demás porque esto me tocó muy de cerca”, expresó.

Una acusación que lo manchó

En redes sociales publicaron sus datos y fotos acusándolo de que siendo jugador de fútbol se aplicó la vacuna contra el coronavirus. Desde el sanatorio aclararon que él sí tenía derecho a recibir la dosis.

“La gente publica nomás sin pensar, dañaron mi imagen, quién va a reparar el daño”, cuestionó. Sobre su carrera futbolística dijo que tampoco renunciará. “Voy a practicar a full y ver si puedo subir a primera”, indicó Juan, pensando en la Intermedia donde Trinidense buscará dar el batacazo este año.

Dejá tu comentario