Extra

Deportes

Perdonó a Messi y amigos

Paraguay golpeó primero pero falló a la hora de dar el nocáut a Argentina.

A diferencia del partido pasado ante Qatar, anoche, luego del pitazo final, quedó las ganas de regalar un abrazo a cada uno de los muchachos de la Albirroja que dejaron hasta la última gota de sudor en el empate (1 a 1) ante Argentina, que dibujó un horizonte mucho más bello para la selección.

Para algunos era lo que el rival y Lionel Messi decidan, pero tuicha ojavy hikuái. Los soldados guaraníes no solo rasparon hasta a su sombra, sino que además se animaron a jugar. El capitán, Gustavo Gómez, y su compadre Júnior Alonso, dirigieron la batuta desde el fondo, con solvencia.

A los 37’, como si fuera Lewis Hamilton en su Mercedes, Miguel Almirón agarró la pelota y sus marcadores, Pereira y Casco, ya solo pudieron anotar el dorsal de su camiseta. Miggy no solo aceleró a fondo y les hizo tragar polvo, sino que metió un centro envenenado y ¡hasta mañana, mi amor!

En el corazón del área, como si fuera Gasparín, Richard Sánchez acarició a la caprichosa y la acomodó a un costado. El Cachorro salió a ladrar de felicidad y enloqueció a toda la muchachada. Sí, el que entró por la ventana a la Copa América no solo jugó de titular sino que se pegó el lujo de marcar un golazo ante Argentina.

Aún con la ventaja, Paraguay siguió jugando con mucho aplomo y aprovechando que Lionel Messi estaba más apagado que celular sin batería.

Sin embargo, en una jugada desgraciada, el VAR otorgó un penal a la Albiceleste. Sorprendió a todos, pero la tecnología divisó una mano de Iván Piris. Al menos algo tenía que hacer y la Pulga aprovechó la ley penal para firmar el 1 a 1.

Y la Albirroja tuvo para volver a amargar a los argentinos. A los 62’, Derlis González fabricó un penal y él mismo lo intentó canjear. Pero, el 10 guaraní le pegó colocado a un costado y Armani lo adivinó. ¡Desazón total!

A matar o morir

Finalmente, el empate ya no se movió y Paraguay sumó su segundo punto. El sábado define su clasificación ante Colombia, que ya está en cuartos.

Por cierto, el árbitro perdonó la roja a Franco Armani en el primer tiempo. Le pegó un patadón a Derlis, muy lejos de su arco vacío.

Dejá tu comentario