Deportes

Parrilla hace el asadacho con insignia del Rey y todo

Furor por nuevo invento que recuerda a Olimpia. Le llueven los pedidos al fabricante.

Una y otra vez sonaba su celular desde aquel video. Todo el mundo enloqueció por la belleza que había fabricado. Carlos Tessari Batz pasó a ser el hombre más buscado y no es para menos. Publicó en sus redes sociales que hacía unas parrillas con logos del Rey de Copas.

El extranjero, oriundo de Mar del Plata (Argentina) llegó a suelo paraguayo hace ya 26 años, se radicó en Fernando de la Mora y formó su empresa “Todo Quincho”.

“Feliz y contento en este lugar”, inició la charla con EXTRA.

Carlos contó que automáticamente le llovieron los pedidos. “Estoy fabricando de a poco. Ayer (por el viernes) publiqué que hacía la parrilla y reventó, reventó y reventó”, dijo súper contento.

Mencionó que le llamaron desde Ciudad del Este, Encarnación, Pilar, Cordillera, y varios otros puntos. Pese a tener variedad, una es la que más se solicita. “Hay para todos los clubes, pero me están pidiendo mucho la de Olimpia, no entiendo mucho de fútbol, pero creo que hay montón de hinchas de ese club”, agregó.

En menos de 24 horas ya tiene 17 pedidos. El número para hacer los pedidos es el (0981) 874- 541.

El material que utiliza es de muy buena calidad, son chapas gruesas y bien pulidas. Usa un sistema de corte en plasma, pero antes realiza el diseño. “El logotipo se hace a computadora, el que quieras. Ayer me llamó un cliente y me dijo: ‘Mirá, yo quiero una parrilla con un corazón’. Y bueno, lo fabricamos sin ningún problema. El boceto depende de cada persona, lo que quieran”, manifestó.

Furor por parrila del Rey de Copas

Mucha carne

La obra de arte cuesta 800.000 guaraníes y sus dimensiones son 1 metro de ancho y 50 de profundidad. Caben entre 17 a 20 kilos de carne. “Y si tirás un vacío entero, por el vacío se queda el logotipo de Olimpia. Si pide con su nombre, le hacemos personalizado”, puntualizo.

El sistema que utiliza es el de mitad de entrega, por cuenta bancaria. Una vez terminado el trabajo (5-6 días) lo entrega y cobra la otra mitad. “Si compran algo de mí, recién me vuelven a llamar en 5 años, mis mercaderías duran mucho tiempo. Mis clientes mismos van contando de la calidad de boca en boca”, soltó.

Dejá tu comentario