Deportes

"Mi religión y mi club para mí son sagrados"

Joven fue electa líder del comité cerrista de Yby Yaú. Lidia luchará por el reconocimiento del grupo a nivel país.

La familia Bazán Roble está compuesta por 10 hermanos, la mitad de ellos son olimpistas, la otra mitad es hincha de Cerro Porteño.

En este segundo grupo se encuentra Lidia Carmen, una joven a quien no le importa reconocer que es una fanática enferma del Ciclón.

“Yo me peleaba con medio mundo por Cerro, para qué voy a negar y mamá siempre me decía que ese fanatismo no tenía que ser tanto. Yo me decía a mí misma que no iba a ser más así, pero cada vez que comenzaba un campeonato esa pasión se apoderaba de mí”, comentó a EXTRA en medio de risas la joven oriunda de Yby Yaú, Concepción.

20201011-020 MATERIAL A,ph02_21276_22783846.jpg

Conociendo ese amor por la azulgrana, a Lidia siempre le tentaban. “Tenía un hermano que murió hace 6 años, fanático olimpista y cada vez que ganaba venía a molestarme. Yo soy repichada, si me dicen macanadas por WathsApp enseguida les bloqueo”, admitió.

Todo el barrio San Ramón conoce cómo la joven estudiante de Enfermería se apasiona por su club y es por ello que decidieron por unanimidad que sea la presidenta del Comité de Cerristas de Yby Yaú.

“En la semana hicimos la reunión y me eligieron. Queremos primeramente tener un terreno propio y luego hacer que se reconozca el comité a nivel municipal y que en la capital Cerro también lo reconozca”, explicó.

Lidia fue categórica: “Mi religión y mi club para mí son sagrados”, aseguró al tiempo de señalar que el grupo buscará ser de ayuda para la comunidad.

Olimpistas la engañaron

“Años atrás hubo un tercer partido entre Cerro y Olimpia para definir el campeonato y yo demasiado me quería ir. El hijo de un político de acá alquiló un minibús y él es cerrista pero después la mayoría era olimpista. Lo cierto es que me fui con ellos y cuando llegamos al Defensores la amiga que me consiguió la entrada me engañó porque me llevó donde estaban los hinchas de Olimpia, me quise morir. Estaba sentada sin poder decir ni mu”, recordó Lidia.

Dejá tu comentario