Extra
clima
27º C
G 6300
Dólar venta
G 6200
Dólar compra

Deportes

LIBERTAD SE ABRAZÓ A LA CIMA

El Repollero le ganó a Olimpia en el clásico blanco y negro y se acomodó como único líder del Clausura.

En un lunes de mucha acción, mientras los colorados se chupaban las medias y hurreaban hasta el cansancio en la Junta de Gobierno, el Repollero tuvo la libertad de hacer leña del árbol caído del Expreso Decano, en un vibrante clásico blanco y negro en Sajonia.

Los dos llegaron heridos a la cita, luego de quedar fuera de la Copa Libertadores. Pero fueron los albinegros los que lograron ahogar las penas y colocarse como únicos líderes del torneo Clausura. Además, echaron por tierra un invicto de 26 partidos sin perder del rival, en el campeonato casero.

Sin figuras como Roque Santa Cruz, Richard Ortiz y Sergio Otálvaro en el Rey de Copas, los de Tuyucuá lograron un fuerte dominio territorial, apeligrando el reino franjeado. Tacuara Cardozo tuvo un par de chances para patear a portería, pero pese a que ya se acomodó como para sacarle fuego a su zurda, estuvo excesivamente solidario para fortuna de Olimpia, que tuvo en el juvenil, Sebastián Arce, al más rebelde del partido.

Luego de un par de avisos, Libertad metió un derechazo a la mandíbula del Léka. Como tocando el acordeón, el Repollero la movió de acá para allá hasta que la caprichosa quedó en poder de Blas Cáceres. El Enrulado sacudió con su patula y dejó sin chances a Alfredo Aguilar, portero de la O, a los 21 minutos.

Aún sin jugar bien, Olimpia acarició el empate a los 28 minutos. Martín Superman Silva, en una especie de ley del ex, voló de manera magistral para evitar que el zurdazo de Néstor Camacho termine sacando la telaraña de su ángulo.

Le hizo precio

En el segundo tiempo, Libertad se defendió mucho mejor que el popular Dr. Joselo y apostó a una contra mucho más temible que la de los opositores pidiendo Juicio Político. Pero fue recién en el minuto 80 que el anfitrión liquidó el pleito.

Blas Cáceres, que antes de abandonar el Defensores del Chaco se bañó en una lluvia de aplausos, aceleró y luego de dejar en “Modo Poste” a Beto de la Cruz, metió un precioso centro en el corazón del área. Más solo que Santi Peña después de perder las internas coloradas, Adrián Martínez hizo delirar a los albinegros con una maravilla de cabezazo.

De esa forma, Libertad cerró la jornada 4 como único líder del torneo Clausura, mientras que Olimpia, su escolta, ligó otro duro golpe, eliminado de la Copa Libertadores y sin invicto ni punta en el campeonato.

Dejá tu comentario