Extra

Deportes

Las muletas son sus aliadas para el Piquivóley

Deniss Valenzuela tiene 16 años y es el más habilidoso de Limpio. Se curó de un cáncer y ahora es un hermoso ejemplo de superación. Sueña con poder jugar al lado de Chore’i, su ídolo en este emergente deporte

Cuando tenía 10 años, estando en la escuela, sufrió una fractura en la rodilla que se le coaguló, desembocando en un cáncer del que fue operado. Como consecuencia, Deniss Valenzuela sufrió una malformación en la pierna izquierda y debe usar muletas para movilizarse. Lejos de dejarse estar, encontró la forma de ser toda una sensación jugando al piquivóley.

Embed

En diálogo con EXTRA, el joven de 16 años reveló que por medio de un amigo (Fredy Aranda) se metió a esta disciplina. “Un día, él me dijo vamos a irnos a jugar con ‘Indio’i’ y le dije vamos entonces. Salí y nos fuimos, fue un sábado, jugamos y desde ahí no paré, empecé a jugar todos los días. Esa primera vez me sentí genial, es una manera de despejar la mente”, confesó.

Embed

Ni corto ni perezoso, desde hace tres años que participa en cualquier torneo barrial al cual le lleven, solo basta con que sea invitado y lo busquen. Según sus palabras, casi siempre termina triunfando, teniendo en sus palmarés muchas citas ganadas, pero le falta la más importante. “Tengo novia y no soy dominado, estamos en proceso de mandar en la relación”, expresó entre risas.

Embed

Su ídolo en el circuito

Pese a su corta edad, maneja todas las habilidades de este deporte, pues con su pie izquierdo levanta el balón y juega con el derecho. Ahora quiere conocer a su ídolo. “Acá le admiro a Chore’i, todavía no jugué con él, ojalá algún día podamos coincidir”, remató el adolescente.

http://