Deportes

Las chi "se pelean" por tomar muestras de los peloteros

El jefe médico de la APF reveló que eso se debe a que los muchachos se comportan bastante bien durante el procedimiento.

Más de 500 pruebas del COVID-19 tomaron recientemente a los 12 equipos de la División de Honor en el primero de los varios testeos que se tienen programados dentro del protocolo sanitario del fútbol paraguayo.

Quedó establecido que los exámenes se repetirán cada siete días. “El lunes arrancamos de vuelta con los test en los clubes”, confirmó Gerardo Brunsetein, jefe médico de la APF.

Por suerte, para ese trabajo sobran profesionales de blanco, especialmente las enfermeras y bioquímicas quienes ya están anotadísimas para la próxima recolección de muestras de los muchachos, porque según ellas, estos no se quejan pese a las molestias ocasionadas a la nariz y la garganta.

“Las chicas que realizan las pruebas del hisopado se pelean por ir a tomarlas, por lo bien que se comportan los futbolistas”, tiró el doctor a la 780 AM.

Mientras dure los efectos de la Pandemia, las guapas chicas de la Salud seguirán cruzándose con sus ídolos peloteros.

El día 2

Ayer prosiguieron los entrenamientos individuales con distanciamiento en casi todos los clubes de primera. En Olimpia, le tocó el turno a los franjeados de la segunda tanda, entre ellos el capitán Roque Santa Cruz quien llegó a la Villa con una sonrisa de oreja a oreja. “Demasiado ya quería venir”, soltó el Babygol en la entrada.

Trato apu’a

En tanto que, en la República de Luque, el Chanchón inició sus actividades después de un previo arreglo con la directiva por los salarios atrasados. Rogelio Delgado criticó duramente el proceder de los auriazules.

“El tema de Luqueño es un trato apu'a. Los dirigentes no permiten que ayudemos en las negociaciones, es inhumano lo que le hacen a los jugadores”, lamentó el presidente de la FAP en la 1080 AM.

Mientras tanto, los vecinos militares del Kure todavía no aparecieron en el cuartel del KM 12 para el descuereo porque siguen aguardando la promesa de pago de sus haberes.

“En realidad no había un horario ni rutina para entrenar, cuando se depositara el salario, el presidente le iba a decir al cuerpo técnico”, explicó a la 780 AM el lateral zurdo de General Díaz, Marcos Gamarra.

Dejá tu comentario