Deportes

Fumaron la pipa de la paz

El DT contó que la visita de sus pupilos hizo que se arrepintiera de su decisión.

Hendy jepe la aldea. Los flechazos con frases picantes subieron de tono y el Aborigen casi casi se quedó sin cacique.

“Es muy importante definir si es cierto o no lo que se está diciendo. Hay que tomar una decisión”, dijo a FALG Diego Moreno, asesor jurídico de Guaraní.

Horas antes corría el rumor de que Gustavo Costas había decidido renunciar a través de un mensaje por WathsApp y dejar en bola al grupo, a semanas del inicio del Apertura. La novela parecía repetirse como al comienzo del torneo en el 2020.

Los de Dos Bocas hasta ya tenían miedo de que les pase lo mismo que con el Decano (Costas demandó a la O y pidió 500.000 dólares por despido).

“Sabemos del precedente del profesor Costas con Olimpia, mas allá del cariño, nosotros debemos velar por los intereses”, tiró Moreno a la 780.

El hecho de que se quedara sin jugadores y la falta de respuesta a los pedidos de refuerzo fueron las cuestiones que pusieron muy nervioso al estratega.

Acuerdo

Después del sarambi, se convocó a una reunión urgente en casa del presidente aurinegro Alberto Acosta. Ya a la tarde, y en medio de una llovizna, llegó Costas para poner los puntos sobre las íes.

Horas después, ambos salieron abrazados y mostrando un “al pelo”, aclarando que el romance con el timonel argentino seguiría. “Estuve mal (...) Agradezco a la gente por el cariño bárbaro y a los jugadores que vinieron a casa. ¿Cómo me voy a querer ir cuando tenés esos monstruos que te quieren y que se van a tu casa? Me daba mucha pena tener que irme así”, explicó Costas a los medios tras el encuentro.

Admitió que siguen habiendo cuestiones que le desagradan. “Sí hay cosas que no me gustan y a él también (Toti) pero el cariño a Guaraní existe”, aseguró a la 780.

Dejá tu comentario