Deportes

"Era un hermano para todos los de la barra"

Sentida despedida a hincha aurinegro. Fue enterrado como él pidió: con los colores del Indio.

“Cuando yo me muera quiero que mi cajón se pinte de aurinegro como mi corazón”, repetía siempre Robinson Fernández, conocido como Robin en el mundo de las gradas. Aquello no era una simple estrofa de una canción, aquello era su más profundo deseo.

Sorpresivamente, ese día llegó. El exlíder y fundador de la Raza Aurinegra falleció por complicaciones derivadas del COVID-19. Su partida pegó muy duro a todos sus parientes y, por supuesto, a los hermanos que le dio el fútbol.

El hombre tenía 43 años y mucha, mucha historia. Décadas enteras de su vida dedicó a su amado club Guaraní, que ahora lo acompaña en su muerte.

“Hace 20 años que lo conozco, era un amigo, era mi compadre, un hermano para mí, un hermano para toda la barra. Siempre daba consejos a los muchachos, compartimos tantos viajes”, comenzó diciendo bastante dolido Alfredo Serafini, uno de los referentes del grupo.

A lo largo de ese camino, Robin hizo amistades de todos los clubes, pero hace un par de años decidió renunciar para dedicarse a su familia. “Cinco días estuvo internado en el Ineram, anoche falleció y terminaron sus sueños”, lamentó.

Sus compañeros no olvidaron aquel pedido de Fernández y decidieron cumplir su voluntad.

CON CÁNTICOS

“Con el permiso de la familia pintamos su cajón en los colores que él amaba y le despedimos como lo que es: un campeón aurinegro. Le velaron en casa de su mamá en Villa Elisa, donde llegó la murga a tocar un rato”, contó Serafini.

Despedida a Robin, fundador de la Raza Aurinegra

Robin deja una madre, una esposa, cuatro criaturas y toda una nación aborigen que hoy llora su partida. “Se hizo querer demasiado”, concluyó el amigo.

“Mucho le debo a él”

“Gracias al él conocí Argentina, la Bombonera, la cancha de Oriente Petrolero en Bolivia, Centenario de Uruguay. Me consiguió para mi trabajo cuando la situación estaba fea, fue un tipazo, un kape, mucho le debo a él. Le vamos a extrañar”, mencionó Juan Carlos Segovia, su amigo.

Dejá tu comentario