Deportes

El gomero azulgrana con clientes olimpistas

Jesús Samaniego tiene 5 reglas claras en su local. Gomería el Ciclón, donde el trabajo está primero.

Con apenas 7 años, Jesús Samaniego veía a su papá trabajar día, noche y madrugada. A esa edad, aquel niño no dimensionaba aún todo lo que significaban aquellas manos engrasadas, gastadas por un sacrificado y humilde trabajo.

Ser gomero empezó a ser el sueño de Jesús y lo hizo realidad. Gomería El Ciclón llamaron a ese lugar donde se respiraba guapeza y mucho fanatismo.

Paredes, sillas, cubiertas, herramientas, todo lucía con los colores del club de sus amores y allí Jesús encontró la forma de ganarse la vida.

“La gomería era de mi papá, cuando falleció, me quedé yo, es como una herencia muy valiosa para mí”, empezó diciendo el muchacho a EXTRA.

Samaniego lleva 28 primaveras dedicadas a ese local que se convirtió en todo un ícono en Barrio Obrero, tanto que se llena de clientes atraídos por la fachada azulgrana. Sin embargo, la vida le premió todavía más.

Muy bendecido

“Por suerte vienen de muchas ciudades a pedir el servicio, pero lo más simpático es que tengo muchos clientes olimpistas, gran parte son ellos, algunos llegan con sus casacas franjeadas, a veces unos de la barra. Aquí, a parte de hincha, yo soy un trabajador”, dijo.

Bajo esa premisa, a Jesús se le ocurrió implementar 5 reglas (ver foto), entre ellas figura justamente que a la hora de laburar, atiende a todos.

“Mi fanatismo no define mi profesionalismo (atiendo a olimpistas y vende patrias)”, escribió haciendo alusión al club archirrival y a los partidos políticos. Otro refrán que usa es: “El dinero no sabe de clubes. El profesionalismo primero”.

Luchador de la vida

“Lo que quiero decir con esto es que aquí se le atiende a todos por igual y que yo soy ante todo un luchador que está ganando su platita por sus tres hijos, para que un día ellos sigan con esto por generaciones”, mencionó reorgulloso.

Jesús está en su local más firme que Cerro Porteño en la punta, las 24 horas.

Efectos negativos de la pandemia

A Jesús también le afecta la pandemia como a muchos paraguayos, tanto que por ahora solo salva prácticamente para los gastos de la familia. “No hay muchas ganancias, pero seguimos luchando. Recaudo aproximadamente un 30% menos que antes. Lo único bueno de la pandemia, es Cerro”, tiró.

A propósito de su club que es puntero calificó el momento como algo maravilloso. La famosa gomería está ubicada en 21 Proyectadas y Félix Bogado.

Dejá tu comentario