Deportes

El circo de canchas antirreglamentarias

APF inhabilitó tres estadios tras la pelada en Villarrica.

La octava mejor liga del mundo pasó vergüenza el jueves con la suspensión del partido Guaireña vs. Libertad por el deplorable estado del campo de juego en Villarrica.

Tal situación terminó revelando más irregularidades en otros escenarios. Esa misma noche, la APF “tarde piãsho” por cierto, inhabilitó el Parque del Guairá al igual que el Luis Salinas de Itauguá y los Jardines del Kelito.

En el caso del recinto gua’i, Michel Sánchez, director de competiciones, se lavó las manos asegurando que el 2 de enero todo estaba en orden en el césped del Poeta durante la inspección. "Preguntamos si estaba programado algún tipo de trabajo de empastado y dijeron que no. Si había una comunicación correcta, esto no iba a ocurrir", manifestó a la 730.

El presidente albiceleste, Luis Cáceres, se cargó con toda la responsabilidad del papelón y lamentó no haber preparado un plan b.

"No se nos prendió la lamparita para poder ver otro escenario, esto deja una mala impresión del club y de mi persona", expresó a la 970 AM.

El partido se reprogramó para el próximo 24 de febrero en el Defensores del Chaco porque el Gumarelo fue buena onda y descartó la opción del escritorio.

"Decidimos, por el bien del fútbol, no hacer ninguna protesta. A Libertad le gusta ganar los puntos en la cancha, a pesar de que la asesoría jurídica dijo que había grandes posibilidades de ganar la protesta", contó el presi Rubén Di Tore, quien incluso reveló que los gua’i iban a devolverle el dinero, pero que “de ninguna manera” aceptó.

Un metro menos

Sánchez indicó que el problema en la pista del 12 de Octubre se detectó en la previa del duelo contra Olimpia donde encontraron que la raya izquierda del área grande de la zona sur medía un metro menos de lo reglamentario. "Tuvimos que borrar y repintar", mencionó a la 650 AM.

Estadio Luis Salinas

Portería baja

Jardines del Kelito

El principal motivo de la suspensión del estadio de River fue porque ambas porterías tenían solo 2,36 m de altura cuando debían ser de 2,44 m. El mandamás del Kelito obvió ese pequeño gran detalle y se refirió a los demás puntos a mejorar.

"Tuvimos algunas observaciones sobre el pasto sintético que tenemos a un costado y la lumínica que debíamos prender una hora antes", dijo a FALG.

Dejá tu comentario