Deportes

El Ciclón se liberó de su Demonio

El equipo de Chiqui Arce frenó al puntero y acortó distancia. Aunque Bareiro volvió a meter, Cerro cocinó al repollo por primera vez en la Nueva Olla.

Luego de casi tres años y 8 partidos consecutivos, Cerro Porteño rompió el maleficio llamado Libertad con un triunfo de 2 a 1 en el retorno al fútbol casero.

El plato principal de la jornada 9 no defraudó, porque tuvo todos los condimentos de un partidazo. El Ciclón marcó su territorio en el primer tiempo con una alta presión anulando las conexiones ofensivas del Guma, tal es así que Cardozo, el referente de área, casi no la tocó a parte de tener encima la molestosa marca de los zagueros juveniles azulgranas.

La apertura en el marcador llegó a los 22’ con la sociedad creada por la banda derecha entre dos ex General Díaz. Enzo Giménez armó una linda pared con Beto Espínola, este fue hasta línea de fondo, envió el centro que lo despejó Viera, pero no contaba con la presencia a sus espaldas de Claudio Aquino, quien empalmó el balón antes de que caiga y la mandó adentro.

A los 36’, el Pulpito Duarte rechazó desde el sector defensivo y le salió un pase gol a Diego Churín, el argentino la mató con el pecho y fusiló a Silva, su grito sagrado fue ahogado un instante por supuesto offside, pero el VAR le dio rienda suelta a su festejo.

De ida y vuelta

En la complementaria, el Pelado Díaz soltó en cancha al Demonio quien no tardó en marcarle a su víctima preferida. A los 62’, Tito Villaba colocó la pelota en el corazón del área donde Antonio Bareiro no falló para el descuento del repollero.

En los minutos restantes, el juego entró en el famoso ida y vuelta, con un tanto anulado a Tacuara, un tapadón de Popi a Ferreira y varias contras mal finalizadas por el equipo del Chiqui, quien tras el pitazo final metió un grito de guerra por la estratégica victoria.

Dejá tu comentario