Deportes

"El almuerzo fue un entrenamiento más"

Hasta el médico del club rompió el protocolo sanitario.

Con 35 infectados entre jugadores, cuerpo técnico y auxiliares, el 12 de Octubre desató la furia en la muchachada.

No tanto por los casos de COVID-19 detectados, sino por el asadacho que armaron el fin de semana en casa de un futbolista, donde se cree que el virus pudo haberse paseado como Juan por su casa.

Uno de los que salió a dar la cara fue el DT Mario Jara, quien aseguró que la cosa no es como la pintan. “El almuerzo fue un entrenamiento más. No estaba nadie fuera de los que compartimos todos los días”, explicó.

TESTIMONIOS.JPG

Tratando de argumentar lo sucedido el estratega comentó que el encuentro no está prohibido. “¿Nos van a condenar por el almuerzo? La cuarentena es abierta. En ninguna parte del protocolo dice que no podemos hacer asado y no hubo ningún asado, fue un almuerzo”, dijo a la 650, aunque lo del menú ya es lo de menos.

Foco de contagio

Jara sostiene que el contagio no se pudo haber dado durante la reunión. “Hay que ser realista, es una cuarentena abierta y es inevitable el contacto con los familiares, gente que va al súper y estamos en un momento alto de la pandemia con muchos casos sin nexo”, refirió a la mencionada emisora.

TESTIMONIO DOS.JPG

También manifestó que con lo ocurrido con Juan Abente, quien probablemente chupó hasta el agua del florero y luego protagonizó un accidente, fue que saltó todo a la luz.

“Lo hicimos con todas las medidas. Yo creo que eso pasa en todos los planteles y no es hora de crucificar a nadie”, le bajó a la 970 AM. Ahora todos los que dieron negativo deberán someterse nuevamente a los test.

Dejá tu comentario