Extra

Deportes

Dos hermanos unidos por una misma pasión

Víctor y Julián disfrutan del deporte rey pero desde roles distintos.

Víctor, delantero del Táchira de Venezuela y Julián Aquino, árbitro UFI, los hermanos que tomaron caminos distintos, pero siguieron la misma pasión.

“Julián siempre fue mi espejo, si no me hubiera dedicado al fútbol, seguiría sus pasos”, expresó Víctor a EXTRA. "Yo admiro a mi hermano porque nunca se rinde, eso lo llevó a sobresalir en lo que hace”, retrucó Julián.

Los dos llevan una vida hecha, Víctor, un futbolista con una carrera bien forjada y Julián, cuya historia la presentamos días pasados, llevando la carrera policial y el arbitraje en paralelo. "Nuestra familia es muy sacrificada, mi papá es albañil y mi mamá ama de casa, gracias a la educación que nos dieron es que supimos salir adelante”, acotó el jugador.

Hicieron de todo hasta vender bombitas frente a un supermercado para ganar algo de platita. "Una vez Julián cobró una plata, de ese compró bombitas, era en estas fechas festivas, pensé que íbamos a explotar en casa, pero me dijo que era para vender. Buena plata hicimos cuando eso”, recordó el goleador.

Por último, ambos hablaron de un sueño en común, coincidir en un mismo partido. "Sería un sueño eso, con la familia en las gradas”, tiró Julián. "Sería muy lindo, aprovecharía para decirle a Julián todo lo que no puedo en casa”, remató Víctor entre risas.

Dejá tu comentario