Extra

Deportes

Con solo una pierna, es un crack en las canchas

Embed

Sin dudar, Arnaldo Benjamín Mascareño García (12) puede decir como buen cerrista: “nací grande”. Si bien vino al mundo sin la pierna derecha, el pequeño domina el balón de una forma única, que hace que todos en su barrio y en el colegio quieran tenerlo en su equipo.

Siendo apenas un bebé, Benjamín tuvo que viajar a Argentina para seguir un tratamiento en el Hospital de Pediatría Garrahan, donde pasó la mayor parte de su infancia. A pesar de la distancia, su amor por el Ciclón de Barrio Obrero se formó y fue creciendo junto con él.

En el 2011, vino de visita al país y su tío, Juan García, le cumplió el sueño de ir a ver un partido del Azulgrana en el estadio Gral. Pablo Rojas. Aquel chico que sostenía la bandera de Cerro, con una muleta al lado, llamó la atención de todos e incluso fue portada de una revista del club de sus amores.

Desde un tiempo se quedó a vivir definitivamente en Paraguay, en el barrio Rincón, de Ñemby, donde en cada partidito es la figura. “Nació sin una pierna, pero es más cabezudo que los que están completos”, contó entre risas el tío de Benjamín.

Ya conoció la Nueva Olla, pero el sueño del pequeño fanático es conocer a sus grandes ídolos, Nelson Haedo y Diego Churín. Además le gustaría compartir el vestuario con todos los jugadores de Cerro Porteño.

“Cuando gana Cerro, llora, y cuando pierde, peor. No se pierde ni un solo partido. Sabe los nombres de jugadores y maneja los horarios que se juega”, manifestó García.

Embed

https://twitter.com/danimiranda96/status/999008320412319745