Extra

Deportes

Con resaca y sin lucirse como en otros partidos, el Decano pasó a octavos

Olimpia empató en Chile con más amor propio que juego bonito.

En un atardecer más frío que el corazón de tu ex, en la ciudad de Concepción, en Chile, el Rey de Copas sufrió un poco por la resaca del Superclásico. En el marco del Grupo C de la Copa Libertadores, Olimpia salvó el invicto a lo guapo, jugando con uno menos y cuando los anfitriones ya solo estaban esperando el pitazo final para festejar.

Olimpia arrancó el juego de la peor manera. El árbitro cafetero, Wilmar Roldán, más inventivo que Ronaldinho Gaúcho en sus mejores épocas, regaló un penal al dueño de casa por una supuesta mano de José Leguizamón que jamás existió. Fernando Cordero no quiso saber nada y lo canjeó por gol, a los 9’.

El Franjeado no fue arrollado ni maniatado, pero se complicó solo, quiso respetar su juego bonito y algunos muchachos estaban más duros que la chipa que sobró de Semana Santa. Aún sin poder acomodarse, Olimpia acarició el empate a los 36’, cuando Roque Santa Cruz protagonizó un ¡Para qué te traje! El delantero llegó hasta las barbas del golero Cristian Muñoz pero erró el arco de manera increíble.

La cosa se complicó a los 39’, cuando Patricio Rubio firmó el segundo trasandino. Chakeko hacía frío luego, los franjeados ligaron un baldazo de hielo.

Pero, como si le hubiesen tocado la oreja, el viejo y peludo Olimpia apareció en el segundo tiempo. A los 55’, Santa Cruz se metió como un fantasma en el segundo palo y acortó la diferencia, aprovechando un centro, más precioso que la cara de Roque Bebé, de Maxi Olivera.

¡Y apareció nomás la fantasía! A los 64’, Néstor Camacho decretó el 2 a 2 parcial con un zurdazo, luego de un pase poético del Mago Mendieta. ¡Todo de primera, como en la Premier League!

Sin embargo, la Universidad de Concepción volvió a golpear. El peruano Josepmir Ballón marcó el tercero a los 74’ y el nerviosismo se apoderó de los paraguayos. Para colmo, Alejandro Silva fue rajado de la cancha por doble amarilla. Se perderá la última fecha ante el conjunto cervecero.

Esto es Olimpia

Con un hombre menos, pero con una garra tan grande como su historia, Olimpia salvó el invicto a los 92’, con una guapeada de Richard Ortiz. Roque recordó su época de mitã’i cuando arrancaba pomelos y guayabas, y bajó todo del cielo. En una de esas, la peinó para Richard, quien apeló a la de palo para el delirio de los franjeados.

De esa forma, el Rey de Copas aseguró su presencia en los octavos de final del certamen. En la última fecha buscará cerrar su zona como puntero, recibiendo en Asunción a Sporting Cristal, que está último en la zona. Ese juego será el jueves 9 de mayo, a las 18:15.

Dejá tu comentario