Deportes

"Cerrista de pura cepa pero nunca un antiolimpista"

Su nieto, hincha de la O, siempre lo llevaba a la cancha.

Vivía enamorado de los colores de su querido Cerro Porteño. Tenía planes para ir a ver el duelo contra Libertad, pero no se pudo por la pandemia.

Finalmente, el destino decidió que don Julio César Franco alentara desde el más allá. El hincha fanático sufrió un ACV el pasado 28 de agosto y en homenaje a la pasión por la azulgrana, su nieto, Víctor Franco, decidió rendirle un homenaje pidiendo que coloquen su imagen en la Nueva Olla para que siga estando de cerca en su club.

“Por cosas de la vida su hijo y sus nietos somos hinchas del Olimpia, pero él siempre fue fanático de su club. Lo notable es que ese fanatismo nunca generó peleas ni discusiones a la hora de ver un clásico”, contó Víctor Franco a EXTRA, el nieto de don Julio que casi siempre lo llevaba a la cancha.

abuelo dos.jpg

“Un partido de Copa contra defensor Sporting de Uruguay, Cerro ganó sobre la hora 2 a 1. Verle a mi abuelo gritar gol y ver como lagrimeaba de la emoción es el recuerdo más lindo que tengo de él”, expresó el joven en medio del techaga’u.

Respeto

Víctor nunca olvidará esos encuentros en familia donde se juntaban a mirar los superclásicos y los Franco se dividían en bandos con bromas de todos los colores y don Julio en medio solo sonriendo.

“Siempre nos respetó a nosotros y nosotros a él. Fue un cerrista de pura cepa pero jamás un antiolimpista. Nunca nos gritó gol en la cara ni mucho menos se ponía nervioso si Olimpia metía un gol”, relató Cucho, como lo conocen sus allegados.

Ovejas negras

Víctor y su papá al igual que otros primos sienten la misma pasión por el fútbol, pero vibran con los colores opuestos al club del abuelo. El familiar contó cómo fue para que decidieran ser hinchas del Rey de Copas y no del Club del Pueblo.

“El padrino (tío materno de mi papá) se adelantó a mi abuelo y le llevó a la cancha a mi papá. Como toda la familia de parte de mi abuela son olimpistas, él (don Víctor) no tuvo muchos inconvenientes para aceptarnos”, explicó entre risas.

El fútbol es una pasión que une más allá de los colores y prueba de ello es la familia Franco.

Muy emocionado Víctor miró aquella imagen que para muchos puede ser solo una simple foto, pero para ellos es haber cumplido un último deseo, el deseo de don Julio de estar siempre cerca de Cerro.

Dejá tu comentario