Extra

Deportes

"Barras" mancharon de sangre la final de futsal

Una noche de terror en las afueras de la SND Arena.

¡Lo que faltaba! La mayor plaga que tiene el fútbol se hizo presente anoche en la segunda final de la Liga Premiun de Futsal FIFA. Los asesinos de siempre, vándalos que solo van a ensuciar el espectáculo sin siquiera pagar sus entradas, causaron destrozos a su paso en las afueras de la SND Arena, sede del partido.

Ni 30 segundos pasaron del juego cuando empezó una batalla campal en las afueras del estadio. Los barras bravas rompieron vidrios de autos y todo lo que pudieron.

Futsal vidrios rotos_15088556.png

La cosa estuvo bastante fea hasta el punto de arrojar un fallecido, de nombre Denis Saul Carmona (28), tres heridos y más de 100 detenidos.

La médica forense, Rosa Romero, señaló que el cuerpo del finado no presenta heridas de arma de fuego ni arma blanca, tampoco golpes de consideración para presumir que hayan sido la causa de muerte. Por esta razón, hoy a las 08:30 se le realizará una autopsia.

Un cuchillo se encontró en la zona donde se desató el enfrentamiento.

Kilombo SND1_15088741.jpg

Lejos de una autocrítica, los clubes comenzaron a culparse por quién empezó el bochornoso espectáculo.

“Hoy se tiene que hacer el anti-doping en el futsal por más que la barra de Cerro haya suspendido el partido. Este es un hermoso deporte para seguir contaminándolo con sustancias prohibidas!!!”, tuiteó el presidente de Olimpia, Marco Trovato, apuntando a los azulgranas de semejante bochorno para encubrir supuestos dopajes.

“Siempre incitando solapadamente el nefasto este ñembo religioso, hasta tu gente sabe y ve cómo los violentos "cuidan" a tus jugadores y son dueños de tu club. VIOLENCIA ES MENTIR”, le respondió Javier Monges, excandidato a presidente del Ciclón.

Desde la Secretaría Nacional de Deportes dieron un comunicado oficial:

Embed

Lo cierto es que familias enteras que fueron a disfrutar del hermoso deporte se llevaron el susto de sus vidas. “Me robaron todo lo que había adentro del vehículo. Revolvieron todo y tiraron los documentos afuera”, se lamentó un fanático con voz de impotencia.

¿La policía? Bien, gracias. Justo en Santa Rosa.

Dejá tu comentario