Extra

Denuncia

Inyección le dejó enormes marcas

Embed

Myriam Alvarenga (23) estaba desesperada porque su hija de 4 añitos tenía problemas respiratorios. Como el puesto de salud no estaba abierto en la colonia Naranjito, de General Resquín, San Pedro, la joven mamá decidió llevar de urgencia a su pequeña hasta la farmacia “María Auxiliadora”.

Allí, la dueña del local, Mercedes Ríos, le aplicó dos vacunas que dejaron grandes y profundas marcas en ambos glúteos de la criatura, denunció Myriam a EXTRA.

De aquel hecho ya pasó un año; pero, hasta ahora, cuando le alza “upa”, la niña siente mucho dolor. Contó que sigue tratamiento en el Hospital Niños de Acosta Ñú, de San Lorenzo. “Como se sabe, en el interior no hay luego hospitales, solo puestos de salud que trabajan de lunes a viernes hasta las 15:00”, lamentó.

Embed