Extra

Denuncia

"Aguantaba mi orina porque cerraban de mí el baño"

Una embarazada relató lo mal que pasó en su lugar de trabajo desde que comunicó que su bebé venía en camino. Denunció que en la empresa tampoco le quisieron cambiar de turno.

Enterarse de que estaba embarazada fue la mejor noticia para Lilian Chávez, pero no disfrutó esa hermosa etapa. Emocionada, notificó a su jefe que estaba encinta y allí comenzaron los problemas.

A Cristhian Dávalos, dueño del local de comidas Sushi Lab, al parecer, esto no le agradó.

“Desde mayo me discrimina y hasta hoy me hace la vida imposible reteniendo mis pagos, mis compañeros ya percibieron su salario y yo no cobré aún”, relató a EXTRA. Contó que desde entonces todo fue de mal en peor.

“Bajé 10 kilos, me dieron reposo, él no quiso ni recibir mi hoja. ‘Solo querés sacar provecho de tu embarazo’ me gritó y me humilló frente a todos”, agregó.

Lilian obtuvo ese dinero recién 6 meses después, tras su insistencia. Pero los malos ratos continuaron. “Me retaban por todo, hasta porque dejé un cajón abierto que por su peso no pude cerrar”, siguió.

Lo más indignante fue que con 9 meses de embarazo no podía usar el sanitario, según dijo. “Aguantaba mi orina porque me cerraban el baño, llaveaban desde las 23:00 y yo trabajaba hasta las 00:00 o 1:00. También me negó el derecho de cambiarme de turno y tuve que resignarme a ir a casa tardísimo en moto, me lastimaba mi panza, llegaba y lloraba de impotencia”, acusó.

La gota que colmó el vaso ocurrió hace poco. “Me sentí mal, no tenía un peso para ir al hospital, pedí G. 30.000 para mi taxi y me negaron”, aseguró.

La mujer está a punto de dar a luz a su bebé y recibió ayer un colisionado para presentarse a su lugar de trabajo en menos de 24 horas.

Empresa negó: “Ella es conflictiva”

Liz González, jefa de Recursos Humanos, desmintió todo. “Ella es una persona muy conflictiva, tiene problemas con todos, presentaba reposos y no asistía al trabajo”, dijo.

Negó que el dueño de la empresa le haya gritado alguna vez y que el horario de la embarazada se haya extendido. “No tenía que esperar a nadie para irse y tampoco se le cerró ningún baño, eso es mentira”, contó.

Sobre la intimación dijo que recurrieron a eso porque cuando quisieron pagarle, su hermana fue violenta. “No sé con qué intención nos hizo ir en vano a su casa, su hermana creó problemas y filmó, por eso pedimos que venga a cobrar para que pueda ya tener su dinerito”, concluyó.

Dejá tu comentario