Extra

Columnistas

Que nadie dude de un niño

Cuando vio a su hija, calladita, un poco temerosa a todo, le recordó a aquel tiempo en el que ella había sufrido también, pero esta vez lucharía contra todos.

Hace una semana, confirmó lo que tanto temía: se enteró de que el mismo hombre, de 60 años actualmente, sometió a su hija de solo 11 años.

Con desesperación acudió hasta la comisaría de Luque para realizar la denuncia. En la Fiscalía dijo que “no iba a tolerar esto”. Firme, está dispuesta a enfrentar a su propia familia. Algunos de sus miembros estaban en conocimiento de los hechos y también serán investigados.

Según los datos oficiales del Ministerio de la Niñez, en el 80% de los casos, los menores sufren algún tipo de abuso dentro de la casa y por parte de sus familiares. Es decir, que 8 de 10 niños en estos momentos, están sufriendo.

Hace pocos días, el MINNA recordó algunas de las cifras, además de comportamientos casi “generales” de los niños que sufren algún tipo de violencia. Enumeraba la negación momentánea de asistir a ciertos lugares, dificultad para aprender, utilización de lenguaje no adecuado para su edad.

A pesar de los datos espeluznantes que todos los días se comunican, no falta quien cuestione los modos y las formas de intentar prever estos abusos como estos comportamientos “extraños”.

“Todas estas señales pueden estar relacionadas a cualquier cosa menos a abuso”, tuiteó alguien y me cuestiono si es real que la gente no dimensiona lo que está ocurriendo.

La señora que tuvo que pasar mil peripecias con su verdugo y que actualmente es el agresor también de su pequeña, se dio cuenta de lo que estaba sufriendo por las señales de alarma.

Pongamos atención a lo que verdaderamente importa: la vida de nuestros niños. Denunciemos, enfrentemos y protejamos.

Que nadie ponga en duda la versión de un niño.

Dejá tu comentario