Extra

Columnistas

Paternidad responsable

No queramos tapar el sol con un dedo y querer imponer solo un tipo de familia, la tradicional

Tania Sosa CanizaPor Tania Sosa Caniza

Cuando leés comentarios en redes sociales hacia la campaña de Doña Chipa, queda en evidencia el problema de educación en nuestro país. Cero lectura comprensiva, ya que el público no entiende las analogías ni mucho menos de las empatías. Además que, por supuesto, la realidad que incomoda de una campaña contra la paternidad irresponsable.

#NaviDad es una iniciativa de Global Infancia a la que se sumó la chipería. Lamentablemente los malos entendidos forzaron a que tengan que dar un paso al costado después de recibir un sinfín de comentarios negativos por las mismas tóxicas personas que están en desacuerdo con la venida de los inmigrantes, pero tienen a sus madres exiliadas trabajando en el extranjero.

Estas personas denominadas provida están en contra de las familias con madres solteras al manifestarse en contra de la propuesta de la campaña que mostraba la imagen de un pesebre en el que faltaba la figura de José, que buscaba crear conciencia y llamar a asumir la paternidad responsable.

El reclamo de muchos fue por la utilización de algo religioso, sagrado. Según algunos internautas, José es una figura histórica, bíblica y simboliza todo lo contrario a un padre ausente.

El ejemplo de Global Infancia iba más allá de lo histórico y religioso, porque intenta mostrar la cruel realidad, que no se puede negar.

Muchos también dijeron que el problema de Doña Chipa no fue el mensaje sino que "se metió con las creencias de la gente". Cuando el club Cerro Porteño hizo una campaña por el mismo tema, el problema fue que "no hay que mezclar el fútbol con eso". No queramos tapar el sol con un dedo y querer imponer solo un tipo de familia, la tradicional. Al paraguayo promedio quizás le indigna más el uso de una figura del pesebre que los papás no se hagan cargo y dejen en la madre toda la responsabilidad de la crianza de un hijo.

Dejá tu comentario