Extra

Columnistas

Paraguay arde y nos duele a todos

Por causa de los fuertes vientos y las altas temperaturas de las últimas horas nuevamente se reavivaron focos del terrible incendio en el Chaco paraguayo, especialmente en el departamento de Alto Paraguay. Las imágenes que compartieron los medios de prensa y algunos pobladores de la zona afectada son realmente desgarradoras, es muy triste ver a todos los animalitos morir sin poder hacer nada.

En la capital pudimos observar el humo, parece que estamos dentro de una película postapocalíptica. Se puede percibir el aire contaminado que generan las enormes llamas que están matando los bosques.

Médicos ya explicaron que el humo que está cubriendo de a poco todo el país puede afectar el sistema respiratorio y cardiovascular de la gente que lo inhala, por lo que recomienda usar tapabocas ya que prácticamente estamos respirando humo.

Lo que genera preocupación y agrava más la situación es la actitud pasiva de nuestro presidente Marito Abdo Benítez, hasta el momento solo le agradeció a los países vecinos que colaboraron con aviones hidrantes, que resultan pequeñitos frente al enorme incendio forestal.

El primer mandatario no se muestra preocupado ante lo que ocurre. El país se nos está quemando y él solo piensa en ubicar a sus amigos en los puestos más importantes, ejemplo: Rodolfo Friedmann es ministro de Agricultura y Ganadería.

La situación es desesperante, el fuego crece y Abdo Benítez no declara emergencia nacional y no pide ayuda internacional para apagar el incendio, se está convirtiendo en un cómplice, no sé que espera este señor para hacer su trabajo como presidente.

Esperemos que en las próximas horas llueva, ya que al parecer es la única esperanza que tenemos para apagar las llamas, porque si dependiera de nuestro Presidente y su inepto entorno todo el Chaco arderá y el fuego se extenderá quemando todo a su paso y será incontrolable.

Dejá tu comentario