Extra

Columnistas

Necesitamos expulsar el odio

Siempre me llaman la atención los temas que generan debate, indignación y repudio en nuestro país en pleno siglo XXI.

En está ocasión se generó un tremendo revuelo, una fotografía que subió a sus redes sociales un adolescente homosexual, en la cual aparece besando a su pareja en el patio de su colegio.

Realmente es impresionante y al mismo tiempo lamentable todos los insultos que le lanzaron muchas personas a los chicos en las redes sociales por la demostración pública de afecto que realizaron.

Es una pena, pero la verdad es que muchísimos compatriotas, tanto hombres como mujeres, están realmente orgullosos de ser homofóbicos y no dudan en destilar todo su odio.

No tengo idea que tienen en la cabeza pero muchas personas con acceso a Internet todavía aseguran que la homosexualidad es una enfermedad que puede curarse a cintarazos, desafiando a los mejores científicos y médicos del mundo que hace 30 años demostraron que esa teoría es totalmente ridícula, arcaica e ilógica.

No conozco el reglamento interno del colegio de los muchachos, tal vez sí este prohibido que se besen dentro de la institución, pero dudo que se arme toda esta polémica si los chicos de la foto fuesen heterosexuales.

Creo que esta pareja no merece ningún tipo de, como exigieron los indignados homofóbicos e intolerantes, que hasta sugirieron que estos chicos deben ser expulsados del colegio por atreverse a expresar su afecto públicamente y no esconderse para darse un beso.

Necesitamos que todos abracen la educación, aprendiendo, razonando y comprendiendo que estos jóvenes no le hacen daño a nadie. Lo que nos daña terriblemente a todos es la ignorancia.

Lo que nos urge como sociedad es expulsar definitivamente el odio ilógico que tienen muchas personas y aprender a tolerar a los demás.

Dejá tu comentario