Extra

Columnistas

Nada es para siempre

Melizza HebertPor Melizza Hebert

Vivimos en un país donde impera la corrupción, en todas partes hay un ápice de la misma presente ahí, el uso y abuso de poder nos rodea y a veces hasta no nos damos cuenta.

La tomamos como algo tan normal día a día que muy pocos son los que se despiertan para tomar las riendas del asunto. Por suerte los hay…y en su mayoría van creciendo.Desde el UNA no te calles, hasta hoy en día el paraguayo aprendió que debe luchar por hacer más llevadera su transición, aprendió que ya no es tiempo de estar callado diciendo "sí" a todo mientras su herida se desangra… porque el poder corrompe estando en las manos equivocadas.

Hoy al menos hay información, y cuando se tiene acceso a esta todo cambia, ayer justamente los chicos del colegio Cristo Rey comenzaron su sentatas y organizan manifestaciones para mostrar su postura ante la situación política del país. Una vez más son los jóvenes quienes nos muestran el camino, la luz, la esperanza.

Si fueron capaces hasta de despojar de su cargo a una ministra que no cumplía con sus funciones, ¿qué les ataja?; esto a los políticos seguro les recuerda que nada es para siempre y que lo que uno hace tarde o temprano vuelve.

Aquella figura del paraguayo que está siempre en busca del hueso perdido, con la mirada hacia el suelo... se va desvaneciendo lentamente.Y una nueva nación se va construyendo, pasará mucho y falta aún mucho, pero los cimientos ya están.La gente no es tonta, se da cuenta y más si es por los jóvenes, porque los jóvenes de hoy en día ya no son como los de hace una o dos décadas atrás y eso es lo bonito y lo valiente. Siempre y cuando no exista violencia y se resuelva todo de manera pacífica.

La energía de justicia expansiva que tienen mueve todo, aun a los más ancianos, en el fondo se trata solo de evocar a antiguos héroes que libraron hasta batallas para que hoy seamos al menos una nación independiente.Esta vez el enemigo solo tiene nombres distintos, corrupción, malversación y abuso de atribuciones

Dejá tu comentario