Extra

Columnistas

Me ilusiona y después me deja

Paola ZapataPor Paola Zapata

Me habla, me ilusiona, me olvida... Me extraña, me vuelve a hablar, vuelvo a caer, me vuelvo a ilusionar y se repite la historia...”.

Estas palabras son, en resumen, la esencia, la historia de muchas personas que pasaron por esta situación, pero ¿qué pasa si te ilusiona y luego te imaginás o te hacés la cabeza con algo que solo existe dentro de tu mente? Cuál sería la diferencia?

Imaginar es visualizar mentalmente un escenario, un objetivo, un deseo, un sueño, etc. Es crear una imagen mental, en la que asociás determinados sentimientos a situaciones concretas. Para luego soltar esa imagen. Ilusionarse: sería quedarte apegada a una esperanza de que las cosas son o serán, exactamente como vos la pensaste. Y basás tu alegría es esa imagen, aunque la realidad sea totalmente contraria a tu ilusión. La ilusión puede ser un auto-engaño. Cuando te auto-engañas, creyendo que las cosas son como NO son, y te ilusionás por ello, en el momento en que abras los ojos y veas tu realidad, puedes sufrir una fuerte decepción.

Algunas mujeres creen que van a poder cambiar actitudes que le molesta, pero lo cierto es que debes estar con una persona que no NECESITE que la cambies para que te ame y trate como es debido. Al dejar ir una conexión tóxica y llena de carencia y sufrimiento, renunciamos también a ser utilizados.

Dejá tu comentario