Extra

Columnistas

Influyente, pero vulnerable

Hoy nuevamente voy a hablar de las mujeres en la industria de la música, en ediciones anteriores había hablado de la gran Rosetta Tharpe, a quien consideramos la verdadera madre del Rock and Roll.

Gracias a esas pioneras quienes se mostraron irreverentes ante las reglas de la industria hoy nos encontramos con un mundo repleto de mujeres componiendo, tocando instrumentos, animándose a experimentar, trayendo con su voz nuevas inquietudes a escena, diversas formas de deseo, visibilizando múltiples identidades.

Una de las mujeres que irrumpió de manera irreverente y continúa vigente hasta hoy es la indiscutible reina del pop, Madonna, ella desde los inicios de su carrera tuvo que competir a la par de hombres como David Bowie, Prince, Michael Jackson, entre otros.

A lo largo de su carrera fue duramente criticada por sus álbumes, por sus irreverentes videoclips, por la manera “atrevida” en la que se presentaba ante el público, hasta la escritora Camila Paglia dijo que ella representaba un retroceso para las mujeres por cosificarse sexualmente a sí misma, pero eso no le importó, porque ella se sentía empoderada, libre de expresar su sexualidad como cualquier otro hombre y no negarla ante el mundo.

Hoy, Madonna es una de las mujeres más fuertes e influyentes de la música, y aún así ella se siente vulnerable. Pero gracias a su persistencia en la industria podemos tener artistas femeninas como P!nk, que en sus canciones denuncia las presiones que hace la sociedad sobre las mujeres, por ser hermosas y delgadas, pero carentes de opinión, también tenemos a Taylor Swift, quien en su último disco “Lover” denuncia la intolerancia y discriminación de la que es víctima la comunidad LGTBI y la manera en que la industria musical intenta enfrentar constantemente a las mujeres empujándolas a competir entre sí.

Dejá tu comentario