Extra

Columnistas

Importancia del consentimiento

Tanto se habla del consentimiento, de qué es un abuso y qué no, pero parece que hay que seguir recalcando, porque para algunas personas no está clara la línea que divide el abuso, del sexo consentido.

El consentimiento es cuando una persona acepta tener algo sexual contigo, ya sea besarse, tocarse, sexo oral, sexo vaginal o sexo anal. Antes de hacer cualquiera cosa, se necesita saber con total claridad que ambas partes lo quieren.

Si comenzás a besar o acariciar a una persona y esta te dice con palabras o con gestos que no desea continuar el contacto, debés parar.

Una persona borracha, drogada o desmayada no puede dar consentimiento para un acto sexual, si tu pareja está en estas condiciones no te aproveches de la situación, comportate como una persona decente y cuando recobre el conocimiento o pueda articular palabras intentá seducirla nuevamente para un encuentro apasionado y placentero, para ambos.

Así hay que explicarle a algunos hombres cual es el ritual de seducción, porque aparentemente para muchos es absolutamente normal “levantar” una mujer casi inconsciente en alguna fiesta y llevarla a la cama sin un consentimiento previo.

Que una mujer este borracha, drogada o lo que sea, no le da el derecho a nadie de sobrepasarse, ella no lo está buscando, ella solo se quiere divertir, y tal vez en su concepto de diversión no haya sexo.

Que una mujer vaya contigo en tu auto o a tu casa luego de una fiesta no significa que necesariamente quiera acostarse contigo, o tal vez sí quiera tener sexo, pero puede arrepentirse en cualquier momento y decirte que no, entonces no la obligues.

Todos tenemos derecho a decir “no” en cualquier momento, aun si ya hubo un encuentro anteriormente, todo lo que se haga fuera del consentimiento puede ser considerado violación o agresión sexual.

Dejá tu comentario