Columnistas

En busca de la alegría cotidiana

Este año sin duda aquel olor a las fiestas no se perciben con la misma emoción. Hay temores, desconciertos y un sinfín de preguntas sobre el futuro, pero ciertamente hemos apreciado un poco más los pequeños detalles que antes no teníamos en cuenta.

Desde el encierro, la mayoría evitó leer noticias malas y son aquellas noticias positivas las que han tenido más impacto, según se confirma en Google. Incluso en un artículo publicado por The New York Times, dice que la pandemia ha traído ansias de historias que inspiren para mantener las esperanzas.

Como el video de doña Ana que cumplió 95 años y saludó a sus seres queridos desde un sillón en la vereda. O la salvación que representaba las Ollas Populares a las personas más vulnerables.

La alegría cotidiana es el arma más poderosa que tenemos actualmente para hacer frente a estos momentos tan duros.

Así que, alegrarnos por el logro de los demás será la muestra más solidaria que tengamos.

Hasta que dure esta porquería, habrán noticias malas que reflexionemos en este espacio que nos pondrán alerta, pero también seguiremos leyendo alguna que otra historia que te llenará el corazón por un ratito.

Resistamos mientras tanto.

Dejá tu comentario