Extra
Destacados
clima
28º C
G 6280
Dólar venta
G 6220
Dólar compra

Columnistas

Dirigentes, la pelota está en su cancha

Mucho se estuvo debatiendo en los últimos días sobre las barras bravas de los clubes más populares en nuestro país, Cerro Porteño y Olimpia, luego de que una cobarde batalla entre ambos grupos deje como saldo un muerto.

Una vida más fue cegada por la absurda disputa por colores.

¿Tanto ha evolucionado la humanidad para que todavía sigan matándose por una camiseta de fútbol?

Se tecleó bastante sobre este asunto, los presidentes de los dos clubes, Marco Trovato y Raúl Zapag, se pronunciaron sobre lo ocurrido a través de sus redes sociales, lamentando la vida que se perdió.

Los equipos también publicaron comunicados repudiando la violencia y tuvieron reuniones con las diversas autoridades con el objetivo de erradicar la violencia.

El titular del Decano expresó que quiere “liderar el cambio”, propuso la prohibición de entradas a hinchadas organizadas a los eventos de deportes amateur, pero no dijo nada sobre los partidos del fútbol de primera.

Se habló, se debatió, se escribió y se hicieron muchas promesas para eliminar del deporte la enfermedad llamada barra brava.

Todos conocemos la solución para este grave problema, los mismos hinchas y socios de los dos equipos la reclaman a gritos.

Es simple, los dirigentes deben cortarle el chorro de dinero a estos delincuentes con camisetas de fútbol, porque se manejan con recursos que provienen de los mismos dirigentes, es un secreto a voces.

No regalarles dinero, entradas y transporte. Es muy fácil, sin plata y privilegios estos nefastos personajes no se acercarán a los estadios, ya que el fútbol no les importa.

Si en verdad desean borrar definitivamente a los violentos del fútbol los mismos dirigentes deben cortar de raíz la nefasta relación que tienen con los bandidos organizados. La pelota está en su cancha señores Trovato y Zapag.

Dejá tu comentario