Extra

Columnistas

Dejar de luchar por quien no te ama

La psicóloga Paola Zapata nos habla hoy sobre cuándo hay que tirar la toalla y cuándo no hacerlo, en cuestiones de amor.

Paola ZapataPor Paola Zapata

En la vida tenemos que saber escoger nuestras batallas. No podemos pelearlas todas y, si elegimos mal, posiblemente perdamos más de lo que ganemos. Debemos aprender a que algunas guerras están hechas para aprender, a pesar de haberse perdido, que no somos perfectos y que la derrota es un hecho inminente que debemos aceptar para que aprendamos a escoger mejor a medida que nos equivocamos.

Dicen que amar sin ser amado es como intentar encender una vela con una cerilla ya apagada. Y la verdad es no sabemos muy bien por qué lo hacemos, por qué nos empeñamos en hacer un culto por alguien que no nos quiere.Sin embargo, el amor no es una máquina expendedora.

No basta con poner una moneda y oprimir un botón para obtener aquello que tanto esperamos. A veces, no hay más remedio que dar el paso: matar las falsas esperanzas y dejar de morir en vida por quien camina por otros rumbos y otras compañías.

Peleemos porque el amor prevalezca sobre nuestro orgullo, porque nuestra piedad prevalezca sobre nuestra ira y porque nuestra tolerancia prevalezca sobre nuestro deseo de claudicar.

Peleemos por esos amores verdaderos, que demuestran que nos quieren y que no temen a demandar un gesto de cariño porque saben que la sensibilidad no está peleada con el orgullo.

Peleemos, siempre que hayamos decidido bien la batalla y que tengamos plena seguridad de que ganaremos aun cuando podamos perder.

Dejá tu comentario