Extra
clima
21º C
G 6270
Dólar venta
G 6200
Dólar compra

Columnistas

¿Cuánto más falta para estudiar?

La juventud demostró su fuerza y que no está dispuesta a perder más tiempo. En el segundo día de clases, después de vacaciones, grupos de estudiantes se manifestaron para exigir una educación de calidad, pero sobre todo digna.

Con pancartas de colores y griterío, “hicieron ruido” en pleno cruce de Mariscal López y San Martín de Asunción para alzar sus voces y hacer sentir sus incomodidades. Ayer se mostraron preocupados por su futuro. Si no reciben educación de calidad, ¿cómo se supone que sea nuestro futuro con profesionales a medio aprender?

Resulta lamentable que muchos adultos califiquen este tipo de protesta como “cosas de haraganes”, “para perder clases”, “para no estudiar”, aunque representa todo lo contrario, ya que reclaman un mejor futuro para sus vidas.

Específicamente en el Colegio Técnico Nacional, denunciaron que le impusieron a un docente de educación física para que imparta clases de una carrera específica: ¡mecánica automotriz!, un profesor que evidentemente no reúne el perfil requerido.

¿Cómo se hizo la selección de docentes en este megaconcurso anunciado con bombos y platillos? A boca llena afirmaron que fueron cubiertos 99,98% de los puestos vacantes. Sin embargo, el CTN no fue el único que presentó una queja. También estudiantes del Colegio Ysaty, donde no tienen profesores de Artes, en el bachiller que se supone que es de Arte.

En la base de datos del MEC, se constató que unos 52 cargos, de 50 escuelas públicas de todo el país, todavía están “desiertos” a la vuelta de las vacaciones de invierno, a cuatro meses de que finalice el año lectivo. El tiempo no para...

La mala educación se repite como el peor de los vicios, pero el mayor de todos los males de nuestro país es la impunidad. Dejar sin uno de los derechos fundamentales a los niños es digno de ser denunciado ante las cortes internacionales.

Dejá tu comentario