Extra

Columnistas

Apoyo psicológico en los pacientes

Enfrentarse a un diagnóstico de cáncer es una de las situaciones más difíciles, estresantes y temidas. Pocas enfermedades originan tantos problemas psicológicos. Esto es así porque en el cáncer se dan circunstancias que, por sí mismas, son generadoras de malestar psicológico: su cronicidad, la incertidumbre ante su evolución, los efectos secundarios de los tratamientos y el significado social de la palabra cáncer.

Las intervenciones psicológicas que se realizan a lo largo de la enfermedad son múltiples y su objetivo es que el paciente mantenga una buena calidad de vida a lo largo del proceso. A lo largo de un proceso oncológico el paciente se enfrenta a situaciones estresantes y emociones desagradables.

Una de las funciones más importantes de la emoción es preparar al organismo para ejecutar eficazmente una determinada conducta. Por eso las emociones se definen como adaptativas, uno de sus objetivos primarios es contribuir a la supervivencia del individuo.

Cuando recibimos la noticia de un diagnóstico de cáncer es natural –dada la magnitud del evento y que estamos “diseñados” para ello– que se generen intensas emociones, junto a pensamientos que interactúan con esas emociones. Estas son algunas de las emociones más significativas que experimentan los pacientes:

Miedo: ¿Y si me muero? Angustia: No voy a poder. Preocupación: ¿Cómo me afectarán los tratamientos? Enfado: No me ha servido de nada cuidarme todo este tiempo. Tristeza: Mi vida nunca será la misma. Culpa: Me tenía que haber dado cuenta antes. Vergüenza: No quiero que me vean así. Injusticia: Soy una buena persona, no me lo merezco. Impotencia: No puedo hacer nada ante esta situación, no hay nada que dependa de mí. Desesperanza: ¿Para qué luchar si no hay solución?

Trabajar con las familias o personas cercanas ayudará a que ellos también puedan tener un espacio de desahogo personal y que comprendan mejor la enfermedad y las reacciones que el paciente pueda tener. Esto favorecerá una buena comunicación entre los miembros del sistema familiar y también entre ellos y el equipo sanitario que lo atiende.

Dejá tu comentario