Extra

Columnistas

Al carajo

Ayer una mujer que forma parte del sistema de seguridad del presidente Mario Abdo Benítez censuró con violencia a un joven que portaba un cartel. Más bien era una cartulina. El mensaje decía “Itaipú vendeha, vende Patria, desastre ko Marito”.

La funcionaria hizo añicos la pancarta. Seguro habrá encontrado intolerable esa muestra de repudio. En un intento por paliar el papelón, el ministro de Educación, Eduardo Petta, intervino y pidió que le devolvieran lo que quedó del afiche.

Irónicamente, es el sistema de seguridad que implementa Mario Abdo Benítez en la sociedad lo intolerable.

Pasan los meses y los malos hacen cada vez lo que quieren de la ciudadanía. Si no son motochorros, son los del PCC. Si no son los barrabravas, ahí están los indeseables de siempre del EPP. Si no es un maldito asaltabancos, es uno del Comando Vermelho.

Eran muchas las expectativas en el Gobierno que cumplió un año hace casi un mes, pero con el transcurrir del tiempo va cosechando más derrotas que triunfos.

En lo político, ahora a MAB le están dando con un palo por nombrar a un hombre que ni siquiera es bachiller, en un cargo tan importante y sensible como ministro de Agricultura y Ganadería.

El jefe de Estado encima viene de zafar de un juicio político tras desatarse la crisis por el trato kañy que hizo con el Brasil. De ahí el reproche del muchacho ayer en Arroyito, Concepción, justamente bastión de los epepistas.

En lo económico, se está atravesando por una crisis que golpea fuerte el bolsillo de la gente.

Hasta la naturaleza le jugó en contra. De la crecida de los ríos se pasó a los incendios forestales en gran parte del país.

En estos días Marito subió a lo más alto de un barco y la imagen describe a la perfección dónde se está yendo su gobierno “de la gente”: al carajo. Y el barco hace aguas por todas partes.

Ya tú sabes.

Dejá tu comentario