Extra
clima
26º C
G 6290
Dólar venta
G 6200
Dólar compra

Columnistas

Acechados por los malos de siempre

Luque. Plena luz del día. Tráfico de locos. Carlos Barboza cruza una céntrica calle, tras desfilar frente a varios vehículos. No se percata de que el diablo lo acecha. Cuando se da cuenta, ya es tarde. Es atacado a traición, por la espalda.

De golpe, se ve forcejeando con un extraño. Se acerca un tercer hombre en moto, que observa con sádico éxtasis el enfrentamiento. Esta vez no apareció ningún “justiciero anónimo” que enfrente a los motochorros. Brillaron por su ausencia. Quizás si aparecía uno de ellos, hoy Carlos seguiría al lado de su familia. Lo mataron a tiros sin que nadie se animara a defenderlo. La escena despierta impotencia en quienes se hubieran animado a no quedarse de brazos cruzados. Me incluyo.

Es la otra cara de la calle, la de la indiferencia, esa que te muestra que en la jungla de cemento y asfalto convivimos con gente que no moverá ni un dedo para ayudarte, para salvarte, para que los malos de siempre no se salgan con la suya, para que puedas seguir abrazando a mamá, a papá, a tu hijo, a tus seres queridos.

Una vez más en este Gobierno, así como en los anteriores, quedó demostrado que los delincuentes son los amos de la sociedad, del país, de tu vida y de la mía, injustamente. Nos están aniquilando. Y nadie hace nada. Ni el Gobierno, ni los parlamentarios, ni el presidente de tu club, ni tu vecino, ni tu ex.

Mientras sigamos con leyes pererî, los malvivientes continuarán comprobando que el castigo de la Justicia es suave, si es que llegan a ser procesados. Mientras no haya políticas de seguridad que funcionen de verdad, se seguirán riendo de nosotros.

El jueves le tocó a Carlos. Hoy te puede tocar a vos. Mañana a algún familiar tuyo.

Es hora de un despertar de la ciudadanía honesta y decente. No dejemos que nos gane el temor. Basta de vivir enjaulados o con el miedo de que algún imbécil nos arrebate la vida. No dejemos que nos ganen los malos de siempre.

Dejá tu comentario