Extra

Columnistas

50% confusión, 100% caos

El otro día un contacto de Facebook compartió una imagen supuestamente simpática que decía “Manual para entender a las mujeres”. El “manual” básicamente decía que si una chica dice no significa sí; si dice “vete de aquí”, significa “quédate”.

En primer lugar eso que se supone es “gracioso”, no lo es. En segundo lugar, las mujeres no somos un electrodoméstico que necesita un manual para “conocer como funciona”. Hacer chistes o bromas sobre lo que supuestamente significa lo que las mujeres expresamos solamente confunde más a los hombres; que hasta ahora no entienden el significado del consentimiento.

La canción de Arjona es un claro ejemplo de lo retorcida que está la mente de algunos: “dime que no, lánzame un sí camuflajeado, planeando la estrategia para un sí”, o sea no. Si una chica dice claro y fuerte ¡NO!, no busquen la manera de interpretar eso como un sí o un tal vez. No es no, chicos: no se conviertan en acosadores, tratando de torcer la voluntad de la otra persona. Por favor, ténganse un poco de amor propio. Es tan común escuchar que supuestamente cuando las mujeres damos una respuesta en realidad estamos mandando un mensaje encriptado, cuando simplemente estamos manifestando un simple deseo o voluntad: “no quiero que estés acá”, no significa “por favor quédate”.

También solemos decir a nuestros hijos o hijas que si un chico o chica lo molesta o fastidia es porque le gusta, transmitiendo una idea errónea sobre el amor. Construimos en esos niños la idea de que el amor debe ser cruel, celoso y maltratador, cuando es todo lo contrario. Dejemos de romantizar y normalizar ciertos comportamientos que pueden ser nocivos y tóxicos a la hora de relacionarnos con los demás. Dejemos de creer que en el nombre del amor tenemos que soportar todo. Dejemos de creer que las mujeres manejamos un lenguaje secreto donde decimos una cosa cuando en realidad queremos decir otra, porque no es cierto.

Dejá tu comentario