Extra
Destacados

Arzamendia: "Le regalé para su casa a mi mamá"

La emotiva historia de superación del lateral azulgrana, Santiago Arzamendia.

Hasta el olimpista más fanático se emocionó con el testimonio de vida del lateral azulgrana, Santiago Arzamendia, quien entre lágrimas recordó cómo cambió su destino; de no tener ni para el pasaje para ir a entrenar, a convertirse en un ídolo cerrista y estar en la mira del actual campeón de América, River Plate.

Arza es de Misiones, Argentina, y vino a probar suerte a Cerro Porteño. Se instaló en la pensión que tiene el club en Ypané. “Cuando estaba en inferiores no tenía plata, ni nada, no podía comprarme nada. Había compañeros que tenían dos botines y me prestaban uno que era un poco más lindito que el mío para poder jugar los partidos”, contó.

“Una vuelta ya no aguanté más y me puse a llorar en la pensión. Le dije a Javier Pereira, quien es como un papá para mí, fue el que me ayudó a venir a Cerro Porteño, que si podía mandarme para mi pasaje, que me quería ir a mi casa, que ya no podía. No me respondió durante dos días más o menos, luego me respondió y a mí ya se me había pasado el bajón”, acotó.

¡para ti, mamá!

El futbolista de 21 años comentó que hace unos días se pegó el lujo de dar un obsequio de la gran siete al amor de su vida.

“El 6 de diciembre fue el cumpleaños de mi mamá y le cumplí un gran sueño que yo tenía para ella y le regalé para su casa”, dijo. La llevó a una supuesta cena informal por su aniversario, pero terminaron visitando el nuevo hogar.

“Cuando llegamos a la casa, le dije: ‘Mirá, mamá, este te compré, es tu regalo de cumpleaños’. Entró, miró toda la casa, y se puso muy feliz”, cerró.

Santiago valora cada paso que está dando y no se olvida de las personas que la apoyaron de alguna forma. Entre ellas está su novia. “Me ayudó varias veces, yo no tenía para mi pasaje y ella me daba cualquier G.10 mil.”, tiró.

Por último, el lateral zurdo del Ciclón confesó que suele visitar la pensión donde vivió. “Suelo ir a visitar a la señora de la pensión y tiene como a 23 jugadores que vienen de lejos. Siempre tomo tereré con ellos, les comento que vivía allí, que pasé muchas cosas, que no todo es color de rosas. Habrá momentos en que van a querer tirar todo a la mierda, pero cuando pasás eso, tenés más chances de llegar al éxito”, cerró Arza en la 730 AM.

Dejá tu comentario