Actualidad

Yren Rotela se tomó una foto y pilló que había una calavera sobre su cabeza

Otra joven contó que espíritus le obligaron hasta que se mudó de casa.

El show vía Facebook había terminado. Yren Rotela, vestida de Úrsula, de la Sirenita, quiso tomarse una foto. Se colocó frente al espejo y pidió a una de sus compañeras que la capture. Al ver el estallido de la luz del flash sintió un escalofrío que recorrió todo su cuerpo.

“Sentí algo raro, como que alguien me tocó la cabeza. Luego un frío que baja de mi cabeza al pie. ‘Alguien me tocó’, le dije y me dijo que no, que no había nadie”, relató Yren.

El domingo ya estaba terminando, Yren y sus compas estaban cansadas. Ella no hizo mucho caso a aquella sensación, publicó en sus redes y se fueron todas a dormir. “Esa madrugada hubo ruidos muy extraños, parecía que las puertas se abrían y se cerraban muy fuerte, escuchábamos pasos...”, continuó.

La residencia es una construcción antigua del barrio San Pedro de San Lorenzo, mencionó. Ninguna de las seis chicas durmió esa noche. “Pensamos que alguien entró a la casa para robar. Recorrimos y no había ningún ruido, cuando fuimos a dormir de nuevo, escuchamos otra vez”, dijo a EXTRA.

Embed

Pero fue recién ayer que un amigo le envió la foto señalándole una calavera encima de su cabeza y ahí se dio cuenta. “Se ve algo blanco como que baja. Sé que hay algo raro ahí. Es una actividad completamente paranormal”, apuntó.

Dijo que si bien es de familia cristiana, también cree en mitos y leyendas populares, por lo que acudió a espiritistas, quienes le recomendaron que se haga una “limpieza”, sospechando que alguien pudo haberle hecho un “trabajo”.

Creen que hubo un asesinato

El suceso sigue siendo un verdadero misterio para los ocupantes de la casa. Yren contó que algunas personas le dijeron que en el sitio pudo haber ocurrido un crimen. “Todavía no investigué pero como siempre publico lo que me pasa a diario, conté lo que pasó”, dijo.

Debido a lo ocurrido, decidieron descansar todas en una misma pieza, pero ninguna pudo conciliar el sueño hasta casi amanecer.

Ya no quieren vivir ahí, mencionó

Yren comentó que luego de tres años de vivir en ese sitio, ya se pusieron en campaña para buscar otro lugar donde vivir para poder mudarse.

“Nosotras estábamos viendo luego para alquilar otro lado porque es una casa antigua y ya tenía problemas de infraestructura, pero ahora ya tenemos miedo y queremos salir más rápido de este lugar”, refirió, asegurando que desde entonces están todas atrincheradas e inseguras.

OTRO CASO

Laura, de Fernando de la Mora, contó a EXTRA que tuvo una experiencia muy parecida en un departamento que alquilaba, donde escuchaba golpes en la puerta constantemente. “Luego de unos 3 meses empecé a tener dificultades para dormir porque a la madrugada siempre se escuchaban los golpes, el ruido era desde adentro, no era un animal de la calle o algo así ”, expresó la chica de 25 años.

Afirmó que había noches enteras en las que no podía dormir, entonces decidió mudarse. Cuando lo hizo su casera le contó que la vivienda estaba en pleito judicial por una herencia y que la persona con la que se pulseaba la propiedad le hizo un payé para que ningún inquilino le dure.

Dejá tu comentario