Actualidad

Volvió de España y la recibieron con denuncia

La doña mandaba plata a su marido para mejorar la casa, pero él ya tenía otra.

Con un diagnóstico de reposo absoluto después de su operación en la cabeza, ella volvió a su querido Paraguay después de ocho años de estar trabajando en España.

“Ahata apytu’umi ha’e kuri (‘voy a ir a descansar, había dicho’), pero llegué y de lo peor ya estoy pasando hace casi dos años”, dijo a EXTRA doña Daniela Barreto (53).

Los chismes de que su esposo, Domingo Fiore (56), tenía una amante eran cada vez más fuertes cuando ella llegó en Semana Santa del año pasado.

Daniela aseguró que se quedó unos meses en San Lorenzo (Central) y Santaní (San Pedro). En julio decidió ir hasta donde fue su hogar por casi 30 años, en San Pedro del Ycuamadiyú y se encontró con una orden de alejamiento por supuesta violencia doméstica.

“A 500 metros a la redonda dice que no me puedo acercar. Llegué un martes santo y al día siguiente ya me denunció y yo ni siquiera estuve ahí en esos días”, lamentó la doña.

Lo que más le duele no es el hecho de comprobar que su marido haya formado otra pareja, sino que no le permita acceder a la mitad de la propiedad que le corresponde.

“Mandé a construir más piezas, baños. Más de G. 80 millones mandé. Y él trajo a otra mujer. Yo no quiero que salgan de la casa, quiero que me dé lo que me corresponde”, dijo.

Barreto indicó que gracias a su trabajo como empleada doméstica hizo realidad el sueño de sus dos hijas de ser profesional.

“Él estaba a punto de jubilarse de policía y ya no había tanto dinero. Él mismo me compró los pasajes. Por suerte encontré trabajo y estuve por siete años. En el último año me diagnosticaron un tumor”, recordó la señora.

Nueva denuncia

Celia Fiore (26), hija menor, contó también que hace tres años salió de la casa por los malos tratos que le hacía pasar su padre.

“Nosotros no le queríamos preocupar a mi mamá, pero él empezaba a traer a la mujer. Ella me dejaba afuera cuando volvía de la facultad”, expresó.

Hace tres semanas, Celia intentó hablar con su papá pero este se negó e incluso también la denunció por violencia doméstica y obtuvo orden de alejamiento.

Desde EXTRA intentamos hablar con el abogado del señor Fiore, Derlis Flores, pero explicó que no podía dar detalles del caso porque tenía compromisos particulares.

Temas

Dejá tu comentario