Extra

Actualidad

Volvió de España y encontró a su marido con nuevos hijos

La mujer seguía enviándole plata sin saber que él ya tenía otra. Regresó otra vez a Valencia, con el corazón roto por el engaño.

Elena vive en España desde hace 18 años, luego de un triste episodio que le marcó la vida.

Partió de su ciudad natal de San Lorenzo, dejó sueños, un esposo y a su pequeño hijo que en ese entonces tenía 10 añitos. Nunca imaginó que el tiempo le daría un trago amargo que hasta hoy lo siente en la boca.

El año pasado decidió volver para quedarse. “No le avisé a nadie, me fui a Paraguay de sorpresa y al querer entrar a mi casa me recibieron dos niñitos de 4 y 5 años aproximadamente. En eso sale una mujer diciéndome que era la pareja de mi esposo”, contó con tristeza.

El hombre rehízo su vida y aún así seguía recibiendo plata de Elena, quien en ese momento decidió cortar definitivamente con su entonces pareja y volver a España.

Elena dijo que años atrás hizo un préstamo y con ayuda de familiares pudo juntar para el pasaje, su esposo no tenía un trabajo estable, y fue él quien le sugirió viajar para asegurar el futuro de la familia.

“En ese entonces no teníamos wasap, llegué a España y lo primero que quise hacer fue llamar a mi familia, pero no sabía cómo hacerlo”, dijo Elena.

Contó que muchos paraguayos que viven en España la ayudaron bastante y otros le dieron la espalda.

Vivió mucho tiempo en la ciudad de Valencia y trabajaba en una casa cuidando a una señora paralítica.

“Cada euro que ganaba lo guardaba dentro de mis zapatos y pude pagar todas mis deudas, uno renuncia a su vida cuando viene acá, no existe Navidad feliz ni Año Nuevo, si no estás con tu familia es difícil tener paz”, señaló la doña.

No es lo que parece

Elena cuenta que hay compatriotas viviendo una fantasía en España. “Muchos terminan la secundaria y vienen pensando que será como muchos aparentan en las redes sociales, la mayoría de las veces suben selfis mostrando lujos que son de los patrones, porque yo trabajo en una mansión y a veces no tengo tiempo ni para comer”, relató.

Según cuenta, algunos son ilusionados con la promesa de la buena vida y solo son utilizados para tareas que nadie quiere hacer. “Es importante valorar a la familia y definir bien lo que se quiere para no ser engañados”, remató.

El hijo cayó en los vicios

Elena no solo mantuvo a un esposo vividor. Su único hijo cayó en el vicio de las drogas y el alcohol. Ella lejos de casa y una madrastra aprovechadora marcaron la vida del muchacho.

"Dejen de pechear"

Ever Morínigo usó su Facebook para pedir que las familias ya no pecheen tanto dinero ni regalos a los que están en España. De ahí en más, varios contaron sus historias de vida, su drama.

Muchos mienten en las redes

Para Elena, las redes sociales son buenas hasta cierto punto. “Hace poco unas paraguayas fueron pilladas por sus novios y maridos, ellas vinieron a Valencia para trabajar supuestamente “de niñeras” pero en realidad trabajaban en casas de citas. En el face se mostraban con lujos y dinero, nadie sospechaba de nada hasta que un día otra paraguaya las delató. Siempre luego digo que el peor enemigo de un paraguayo es otro paraguayo”, le bajó Elena.

Temas

Dejá tu comentario