Extra

Actualidad

Volvió a abrazar a su hermana tras 58 años

María tenía 15 cuando salió de su casa, en Alto Paraguay (Chaco), y ya no pudo regresar. Ayer volvió a ver a uno de sus hermanos en San Antonio.

Con solo 15 años y muchas dudas, María de Jesús Medina Villa salió de la casa. En su humilde vivienda ubicada en Alto Paraguay quedaron sus padres y ocho hermanos. Aquel terruño chaqueño la vio partir sin un rumbo fijo.

De aquel tiempo pasaron 58 largos años.

Rufino, su hermano, tenía esperanzas de volverla a ver, pero sus primeros intentos fueron en vano, hasta que un mensaje de Facebook le devolvió la fe.

“Recibí un mensaje de una señora llamada Lola; primero no hice caso, después me dijo que conocía a mi hermana, mi corazón saltó de emoción”, contó a EXTRA el hombre.

Inmediatamente unieron cabos sueltos, compararon nombres e historias y dieron con uno de los hijos de la doña, hasta que encontraron a De Jesús.

“La extrañamos mucho tiempo. Ahora, gracias a Dios, nos veremos a menudo para disfrutar de nuestra vejez". (Rufino Medina).

De aquella quinceañera no quedaba otra cosa que su entusiasmo y una linda sonrisa. El tiempo había pasado y fue duro para la humilde chaqueña: ahora tiene 73 años y vive en San Pedro.

Ayer, con pasos más presurosos, ña María preparó una maleta y vino hasta San Antonio para el gran encuentro familiar que será el sábado.

Pero Rufino no pudo esperar más y fue a ver a su adorada hermana. Ambos se dieron todos los abrazos que pudieron y prometieron no separarse más.

Doña Mercedes, otra de las hermanas, no pudo contener la emoción al saber que María está tan cerca. “Mi abuela está muy emocionada de verla después de tanto tiempo, le invitó a ir a su casa, estamos felices por este hermoso momento que tendrán”, contó Daisy Samaniego, su nieta. También aguardan el gran momento Ña Basilia y Merenciana, otras hermanas de la mujer.

“Nuestros dos hermanos que ya fallecieron estarán felices de vernos juntos”, concluyó entre lágrimas don Rufino.

Dejá tu comentario