Extra

Actualidad

Villa Oliva eligió al más mentiroso de la ciudad

El ganador recibió bastón y banda presidencial.

En Villa Oliva, distrito de Ñeembucú, los pobladores eligieron en la tarde del sábado al más mentiroso del año.

Todos los barrios de la pequeña ciudad propusieron a un personaje. Eran seis los candidatos señalados como el Perurimá, el vecino que siempre cuenta anécdotas poco creíbles o el que inventa las excusas más tontas para escapar de alguna situación.

Todo empezó como un juego, con el tiempo se transformó en una actividad más seria, pero siempre recreativa.

Doña Concepción Coronel relató que la idea surgió en un torneo interbarrio de vóley, donde los muchachos se “pulseaban” con historias fantásticas.

La primera elección se celebró en el 2012, cuando fue electo como presidente de los mentirosos Abundio Benítez. Luego de tres años se llevó a cabo la segunda votación, donde don Abundio fue reelecto por solo dos votos de diferencia sobre don Benito Coronel, quien quedó como vicepresidente.

A pesar del mal tiempo, casi 100 pobladores se presentaron en la casa de la familia donde se realizaron los comicios. Este año, el más votado fue Pablo Benítez y en segundo lugar quedó Nelson Ruiz Díaz.

Los votantes-villa oliva.jfif
Pobladores votando por sus candidatos.
Pobladores votando por sus candidatos.

Anécdotas

Don Pablo abandonó el partido de vóley y se excusó diciendo que no podía seguir el juego porque tenía mucha ropa que lavar. Ninguno de sus amigos le creyó y luego de unos minutos decidieron ir hasta su casa a comprobar su versión. Los muchachos lo encontraron in fraganti preparando su cama para acostarse a dormir. A la fuerza, fue llevado de nuevo a la cancha.

Los vecinos también recordaron que una vez envió un audio a un grupo de wasap, diciendo que no podía salir de su casa por la intensa lluvia, pero descubrieron que se encontraba en el baño con la ducha abierta, cuando de fondo se escuchó a alguien gritar: ¿Todavía no vas a salir? ¡Me quiero bañar!

La actividad es sin fines de lucro. Para festejar con el ganador, cada vecino llevó su propia bebida.

Dejá tu comentario